Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Cuida tu diabetes, Destacados

Trombosis: coágulos sanguíneos que amenazan la vida

anticoagulante chA menudo se pasa por alto o no se entiende adecuadamente la gravedad de las trombosis. Una reciente encuesta mundial mostró que solo una de cada diez personas considera que los trombos sanguíneos suponen un riesgo de mortalidad tan elevado como el SIDA, el cáncer de mama, el cáncer de próstata o los accidentes de automóvil. Sin embargo, sólo en Europa fallecen más personas a causa de un trombo sanguíneo que por todas esas otras causas juntas.  

La trombosis es una enfermedad potencialmente mortal y supone una elevada carga para los pacientes médicos y los sistemas de salud. Los trombos sanguíneos pueden aparecer en cualquier persona y a cualquier edad. Por ello es importante concientizarse para el conocimiento de los síntomas y factores de riesgo a través de la página WorldThrombosisDay.org. Y en la personas de riesgo o que presenten síntomas deben hablar con su médico e informar a quienes les rodean.

Poco se sabe de este padecimiento, por ejemplo, las tromboembolias venosas y arteriales (TEVA) se produce cuando un coágulo se desprende total o parcialmente de su lugar de origen y se desplaza por el sistema circulatorio hasta obstruir un vaso más pequeño, lo cual puede derivar en lesiones de órganos vitales, pues el tejido situado más allá de la obstrucción deja de recibir nutrientes y oxígeno.

Las tromboembolias venosas y arteriales son causantes de una serie de situaciones potencialmente mortales, como las siguientes:

  • La tromboembolia venosa (TEV), que se produce cuando una parte de un trombo formado en una vena profunda —por ejemplo, en una pierna (trombosis venosa profunda o TVP) — llega hasta el pulmón a través del corazón impidiendo la captación de oxígeno. Esto se conoce como embolia pulmonar (EP), que puede causar la muerte en muy poco tiempo. En países de occidente cada 37 segundos muere una persona a causa de un trombo que ha obstruido el flujo sanguíneo en alguna vena profunda o en los pulmones. Entre los síntomas de la trombosis venosa profunda figuran dolor, hinchazón, enrojecimiento de la zona afectada y dilatación de las venas superficiales. La piel también puede estar caliente al tacto. Entre los síntomas de la embolia pulmonar figuran dificultad aguda para respirar, dolor torácico y taquicardia; en algunos casos también aparece expectoración con sangre.
  • La tromboembolia arterial, se produce cuando el flujo de sangre del corazón hacia otra parte del organismo se ve interrumpido por un trombo. Si ocurre en un vaso que va hacia el cerebro, puede ocasionar un accidente vascular cerebral, que puede ser mortal o gravemente discapacitante. Si se da en una arteria coronaria, puede derivar en un síndrome coronario agudo (SCA), una complicación de la enfermedad cardiaca que abarca el infarto de miocardio y la angina de pecho inestable. Las tromboembolias venosas son responsables de una importante tasa de morbilidad y mortalidad, por lo que requieren un tratamiento activo o preventivo para evitar desenlaces graves y/o mortales.

Fuente: Bayer

 

Post a Reply