Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Tratamientos

Tratamiento para la diabetes mellitus

La diabetes mellitus engloba tres tipos de trastorno: el tipo 1, el tipo2 y la diabetes gestacional. ¿Sabes cómo se trata cada uno de ellos?

 

 

 

Diabetes mellitus tipo1

Es una enfermedad autoinmune que provoca la destrucción total de la hormona insulina, con lo que el organismo carece totalmente de ella y necesita un tratamiento que la sustituya para controlar el nivel de azúcar en sangre.

El tratamiento tiene tres vertientes: medicación, dieta y ejercicio.
La medicación se encarga de suministrar insulina al cuerpo mediante inyecciones diarias (normalmente, de una a cuatro dosis, aunque depende de la alimentación, la edad, las actividades que se lleven a cabo…).

La dieta controla y restringe los azúcares simples y los hidratos de carbono complejos, y busca evitar el sobrepeso mediante una alimentación rica en frutas, verduras, legumbres, fibra…

El ejercicio diario ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre al quemar parte de la energía que la glucosa proporciona, con lo que la cantidad de insulina requerida es menor.

Aparte, las personas que sufren esta enfermedad deben llevar controles rigurosos de su nivel de glucemia, pinchándose en el dedo todos los días para comprobar que están dentro de los límites.

Diabetes mellitus tipo 2

En este caso, el páncreas produce insulina, pero el organismo no responde correctamente a ella, con lo que no puede cumplir su misión de manera adecuada.

Al producir insulina, no es necesario en la mayoría de los casos las inyecciones de esta hormona, con medicación para controlar los niveles de glucosa en sangre es suficiente. Tampoco es necesario seguir una dieta tan estricta ni someterse a controles diarios con un glucómetro. Con una dieta sana (evitando la bollería), un peso controlado y la medicación, es suficiente.

Diabetes gestacional

Este trastorno aparece en algunos embarazos, cuando los cambios hormonales y del organismo producen una resistencia mayor a la glucosa. Se realiza una prueba en torno a la semana 26 para comprobar los niveles de azúcar en sangre, y si son muy altos y se diagnostica una diabetes gestacional, la mujer debe llevar una dieta estricta de 1.800 calorías para evitar complicaciones en su salud y la de su bebé.

El tratamiento es simplemente eso, una dieta especial sin azúcares ni grasas, rica en verduras, frutas, legumbres, carnes blancas y cocinado todo al vapor, al horno o a la plancha. Una vez se da a luz la diabetes suele desaparecer, con lo que la mujer podrá volver a comer de manera normal.

Post a Reply