Ver Menú
TwitterRssFacebook
Ver artículos

Publicado en Nutrición, Tratamientos

Tratamiento nutricional para la diabetes

La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica que causa un incremento de los niveles de glucosa y lípidos en sangre, por lo que para controlar este trastorno, es necesario seguir una dieta especial baja en ambos nutrientes.

 

 

El transporte de la glucosa en el torrente sanguíneo se efectúa a través de la hormona insulina que produce el páncreas. Cuando el organismo no produce suficiente insulina, la glucosa se acumula en la sangre, produciendo hiperglucemia y una serie de complicaciones a largo plazo.

Para tratar la diabetes, además de suministrar al cuerpo la insulina que necesita, se debe seguir una dieta para disminuir los niveles de glucosa en sangre, evitando ciertos alimentos (harinas refinadas, grasas, azúcares, etc.).

Las bases de esta alimentación son:

- Evitar los hidratos de carbono simples, pues su absorción es a corto plazo y se concentran rápidamente en la sangre.

- Cereales permitidos: Tortilla de maíz, arroz, cereales con fibra, avena, centeno, etc. Cereales prohibidos: Pan dulce, galletas rellenas, cereales azucarados, pan blanco, tortillas de harina, harinas refinadas, frituras, etc.

- Frutas permitidas: Prácticamente todas (manzanas, naranjas, piña, mandarina, ciruela, melón, kiwi, pera, plátano, mango, etc. Solo están prohibidos el mamey, el coco y los zumos con azúcar.

- Verduras: Se puede comer todo tipo de verduras, preferiblemente cocidas, solo se debe limitar el consumo de zanahoria y papa.

- Productos de origen animal permitidos: Pescado blanco, carnes blancas, quesos frescos, huevos, lácteos desnatados… En cambio, se debe evitar o limitar el consumo de carnes grasas y rojas, embutidos, mantequilla, manteca, mayonesa, quesos curados.

- Evitar el consumo de alcohol.

- Establecer unos horarios para cada comida e intentar respetarlos.

- Mantener un peso adecuado.

- Aumentar el consumo de fibra.

- Hacer ejercicio a diario.