Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Tratamientos

Tratamiento diabetes gestacional

Este trastorno metabólico que padecen ciertas embarazadas debe ser controlado desde su diagnóstico mediante una dieta especial para evitar posibles daños al bebé y a la madre.

En torno a la semana 26 de embarazo, se realiza un análisis a las gestantes para comprobar su nivel de azúcar en sangre. Si este es muy alto, se realiza otra prueba más específica que analiza la resistencia de la mujer a la insulina. De esta manera se puede descubrir si padece diabetes gestacional, un trastorno metabólico que causa que provoca la deficiencia de la hormona insulina, aumentado los niveles de azúcar en sangre.
Esta enfermedad (que desaparece sola tras el parto) puede ser muy peligrosa si no se controla, ya que este exceso de azúcar puede pasar al bebé a través de la placenta, con lo que aumentan sus posibilidades de padecer diabetes y obesidad a largo plazo. A corto plazo, un peso excesivo del bebé puede provocar dificultades en el parto, cesárea…

El único tratamiento para la diabetes gestacional es controlar la alimentación en estos meses. No hace falta ni medicación ni aporte extra de insulina, tan solo seguir una dieta de 1.800 calorías cuyos puntos básicos son:

– Nada de grasas, bollería industrial ni frituras. Tampoco refrescos con azúcar.

– La base de la dieta serán las frutas, verduras, pescados y carnes blancas. Todo cocinado al horno, a la plancha o cocido.

– Evitar las salsas.

– Los hidratos de carbono de lenta absorción sí se pueden tomar, pero en cantidad moderada: pan, galletas, arroz, patatas, legumbres, pasta.

– Alimentos con mucha fibra.

– Beber mucha agua.

– La distribución de las calorías durante el día debe ser: 20% en el desayuno, 5% a mediodía, 30% en la comida, 15% en la merienda y 30% en la cena.

Siguiendo esta dieta se controla el nivel de azúcar en sangre, evitando complicaciones. En cuanto la mujer da a luz, puede volver a una dieta normal.

Post a Reply