Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Diabetes Tipo II

La Diabetes Mellitus tipo 2 es la más frecuente en México debido a que influyen ciertas conductas alimentarias y genéticas que provocan que se desarrolle de manera gradual, pero a su vez estos factores pueden ayudar a su prevención. Hay cuatro factores que no se pueden modificar y que predisponen a las personas a padecerla: HERENCIA, si hay padres o hermanos que la padecen. RAZA, la población latina tiene más probabilidades de desarrollarla. EDAD, después de los 40 años las posibilidades aumentan. SEXO, las mujeres son más propensas.

Factores modificables Estos factores son los claves para desencadenar la diabetes: OBESIDAD O SOBREPESO, que trae como consecuencia colesterol y triglicéridos altos. HIPERTENSIÓN TABAQUISMO CONSUMO DE ALCOHOL Estos factores básicamente aparecen porque en la rutina diaria del individuo no existe una dieta saludable y actividad física.

Para comprender la diabetes El páncreas es el órgano clave cuando hablamos de diabetes, ya que es el encargado de producir insulina, la hormona que metaboliza la glucosa. Si los factores no modificables están presentes en una persona nos lleva a “saber” que su páncreas tiene probabilidades de no producir insulina suficiente o que la calidad necesaria de ésta no es la adecuada para hacer todo el proceso, a este estado se le conoce como resistencia a la insulina. Ahora si aumentamos que esta persona tiene obesidad, la resistencia aumenta considerablemente, ya que la grasa abdominal también causa que el funcionamiento de la insulina no sea el óptimo. La resistencia a la insulina se puede considerar como el paso previo a la diabetes tipo 2. Cuando el páncreas se cansa de producir insulina o definitivamente no cumple con la calidad necesaria, es cuando se declara la enfermedad; la glucosa quedará libre en el torrente sanguíneo y si es demasiada se filtrará por medio de la orina, como el cuerpo siente la necesidad de desecharla, el paciente ira a orinar con mucha frecuencia y experimentará un amplio grado de deshidratación que le provocará mucha sed: Con la orina no sólo se va la glucosa, también minerales y sales esenciales, por lo que el hambre será inminente. Como el organismo está trabajando “extra” entonces el paciente sentirá un cansancio extremo. La glucosa en el torrente sanguíneo va dañando los vasos capilares que son los principales componentes de órganos como los ojos, sistema nervioso, el corazón y el riñón. Si un paciente no tiene un buen control de su diabetes es probable que 10 años después empiece a presentar problemas de visión, mala circulación, problemas de riñón o cardiacos. Si pasa aún más tiempo sin control entonces muchos pacientes llegan a la ceguera, amputaciones de miembros superiores e inferiores, infartos y deficiencia renal. Actualmente ya existen diferentes terapias para controlar la glucosa, pero todas ellas sin excepción requieren como base DIETA y EJERCICIO.

¿Cómo saber si tengo diabetes? Actualmente están claramente establecidas las cifras que declaran que la persona tiene diabetes, para ello se necesita un examen de sangre. En el pasado era suficiente hacer un examen en ayuno para saber este dato, pero actualmente existen otros exámenes como la medición de glucosa postprandial, que se toma después de comer alimentos o tomar una carga de glucosa, y la Hemoglobina glucosilada, que da una muestra clara de cómo se mantuvo la glucosa durante tres meses. Las cifras para determinar o una resistencia a la insulina o en su defecto la diabetes son las siguientes.

Glucosa en ayuno 20-69 mg/dL Hipoglucemia 70 – 99 mg/dL Óptimo 100-125 mg/dL  Resistencia a la insulina 126 mg/dL en adelante Diabetes

Glucosa posprandial   -140 mg/dL óptimo 140 -180 mg/dL Resistencia a la insulina 180 mg/dL en adelante Diabetes

Hemoglobina Glucosilada 6.5% óptimo Mayor de 7% glucosas altas durante tres meses.