Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Cuida tu diabetes, Destacados

Reflujo Gastroesofágico o reflujo ácido… ¿cuál es la diferencia?

gastritis-control-chEl reflujo ácido se produce cuando el ácido estomacal refluye al esófago o conducto que conecta la garganta con el estómago. Cuando hay reflujo ácido, la persona puede presentar un sabor de comida o líquido agrio en la parte posterior de la boca, dolor o presión en el tórax, o bien,  una sensación de ardor en el pecho, conocida como acidez estomacal.

De acuerdo con el Dr. Jeffrey Alexander, de Gastroenterología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, cuando el reflujo ácido conduce a la presencia frecuente de síntomas o complicaciones, entonces cambia de nombre a enfermedad de reflujo gastroesofágico o ERGE, afección que suele requerir tratamiento. Si presentas síntomas de reflujo más de dos veces al mes, consulta a tu médico para evaluar el problema.

Es muy común presentar reflujo ácido de vez en cuando y de hecho, casi todo el mundo lo ha sentido; pero el reflujo ácido se convierte en un problema cuando ocurre a menudo e implica gran cantidad de ácido o afecta la parte del esófago más cercana a la garganta.

La ERGE es el tipo más fuerte de reflujo ácido. El síntoma más común de la ERGE es la acidez estomacal frecuente, aunque otros signos y síntomas pueden ser de regurgitación de comida o líquido agrio, dificultad para tragar, tos, silbido del pecho y dolor del tórax, sobre todo al acostarse por la noche.

Cuando el reflujo es sólo una molestia ocasional o es leve, entonces, es posible que sólo se necesite un medicamento de venta libre para controlar los síntomas. Algunos ejemplos de esos medicamentos son los antiácidos que neutralizan el ácido estomacal o inhibidores de la bomba de protones, y los fármacos que disminuyen la producción de ácido en el estómago, también conocidos como antagonistas de los receptores de la H2.

En algunos casos, realizar cambios en el estilo de vida también puede ayudar a controlar los síntomas de reflujo. Por ejemplo: ingerir comidas más pequeñas; evitar los alimentos que uno sabe que producen acidez estomacal u otros síntomas; permanecer en posición vertical después de comer, porque recostarse suele desencadenar esos síntomas, no fumar y si una persona tiene peso elevado, esforzarse por mantener un peso sano, porque esos kilos adicionales pueden ejercer presión sobre el abdomen y ocasionar que el ácido refluya al esófago.

Si los medicamentos de venta libre y los cambios en el estilo de vida no son suficientes para aliviar los síntomas, o si éstos se vuelven más graves u ocurren más de dos veces al mes, entonces es momento de acudir al médico, quien es posible que recomiende medicamentos de venta bajo receta médica para controlar el reflujo.

El Dr. Jeffrey Alexander comenta que la mayoría de las veces, los medicamentos logran controlar el reflujo ácido. En los casos más graves de ERGE, en los que los medicamentos no son suficientes, la alternativa puede ser una cirugía y dependiendo de la situación, se pueden emplear varios procedimientos diferentes para impedir que el ácido estomacal ingrese al esófago.

Es importante evaluar y tratar el reflujo ácido que ocasiona síntomas, porque cuando no se trata, el reflujo ácido frecuente o ERGE puede ocasionar la inflamación crónica del esófago y conducir a una enfermedad conocida como esófago de Barrett.

En el esófago de Barrett, cambia el color y la composición del tejido que reviste la parte inferior del esófago y dichos cambios se vinculan con más riesgo de cáncer del esófago. Cuando alguien desarrolla el esófago de Barrett, es posible que el médico revise el esófago con regularidad, con el fin de buscar cualquier señal incipiente de cáncer esofágico.

Cabe destacar que en la mayoría de casos, el reflujo ácido y la ERGE pueden tratarse bien antes de que causen daños en el esófago. Se recomienda hacer una cita con el médico para platicar sobre los síntomas y analizar el mejor plan de tratamiento para cada persona.

Fuente: Mayo Clinic

 

Post a Reply