Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Destacados, Diabetes

Que la diabetes no te quite la visión

ojo seco chUna glucosa alterada daña la visión; si no se tiene un control adecuado y con el paso de los años, se puede llegar a perder la vista por completo. De acuerdo con Liliana Pérez Peralta, licenciada en optometría, las muertes por diabetes han disminuido, pero las complicaciones, como el daño a la retina, van en aumento.

La retinopatía es una de las consecuencias de la diabetes y avanza lentamente; aunque se puede tratar o incluso evitar, las personas se dan cuenta de ella demasiado tarde y llegan a los servicios médicos cuando no hay nada que hacer. Esta enfermedad ocular se relaciona con el daño a la retina, la parte del ojo que se encarga de proyectar las imágenes para enviarlas al cerebro.

“Se estima que aproximadamente un tercio de las personas con diabetes desarrollarán retinopatía o algún grado de lesiones en los ojos debido a los altos niveles de glucosa en sangre, junto con la presión arterial y el colesterol alto. Al cabo de  15 años con diabetes, aproximadamente 2% de los pacientes pierden por completo la vista y 10% sufren un deterioro grave de la visión”, comenta Pérez Peralta.

La ceguera es una consecuencia tardía de la retinopatía diabética, lo que implica que hay suficiente tiempo para salvar la visión. Para lograr este objetivo es necesario que las personas asistan a una revisión ocular al menos una vez al año y las personas con diabetes deben hacerlo cada seis meses.

Para hacer una revisión ocular puedes acudir al optometrista y al oftalmólogo. Los optometristas son los especialistas de primer contacto, su preparación les permite detectar padecimientos oculares y no sólo tienen la capacidad de graduar lentes. Si el optometrista detecta alguna anomalía, direccionan al paciente con oftalmólogo, que es el médico encargado de atender cuestiones más complejas como cirugías o dar tratamiento a los padecimientos oculares.

Además de la retinopatía, el mal control de la glucosa puede traer otros tipos de enfermedades oculares como glaucoma, catarata, parálisis muscular, oclusión vascular, neuropatía óptica y papilitis diabética. Por lo anterior siempre se recomienda tener un buen control de la diabetes, ya que las complicaciones son las que acaban con la calidad de vida de los pacientes.

Post a Reply