Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Cuida tu diabetes, Destacados

¿Qué es el psicoanálisis?

psicoanalisis chEs un tipo de psicoterapia en donde se analizan los procesos mentales-emocionales que llevan a las personas a sentir malestar en su vida. El psicoanálisis tiene sus orígenes en la medicina, enfocado inicialmente al tratamiento de personas que sufrían padecimientos mentales. El psicoanalista Sigmund Freud propone un giro importante al tratamiento cuando sustituye la “mirada clínica” con la escucha del “paciente”.

El abordaje psicoanalítico, propuesto por Freud, rompe con el concepto tradicional de salud- enfermedad en donde el médico es el sujeto que conoce y el enfermo como al que se informa de manera pasiva y a su vez es el objeto de estudio. Con esta aproximación, se deja de lado la línea de separación entre la salud y la enfermedad mental marcada por la medicina (psiquiatría), y la distancia entre el médico y el paciente, quien deja de ser un informante, para emerger como sujeto que enuncia un relato.

El relato de cada paciente es más que un conjunto de hechos aislados, contiene un valor simbólico, es decir tiene significaciones particulares para cada sujeto, y en este sentido, su relato remite a un universo de representaciones de cuestiones que no pueden ser reconocidas de manera consiente.

Sigmund Freud descubre que en la mente de todas las personas existe una parte desconocida en donde se guardan vivencias y sentimientos que resultaron dolorosos o a los que no se pudo hacer frente, por lo que fueron desalojados de la conciencia cotidiana; sin embargo, continúan presentes y tienen injerencia en la persona durante toda su vida. El psicoanalista descubrió que es el propio sujeto quien puede acceder al material inconsciente a través del proceso psicoanalítico, fundamentado en el habla. Los sueños, los lapsus, las equivocaciones y la asociación libre son ventanas de acceso a lo inconsciente de cada persona.

La experiencia del psicoanálisis permite analizar la propia psique en orden a que la persona pueda asumirse a sí misma, sus decisiones y la responsabilidad de su propio ser. El psicoanálisis es una oportunidad para cualquier persona que quiera comprometerse consigo misma modificando su posicionamiento en su propia vida y con las personas que le rodean. No es un abordaje médico, su primordial diferencia con la psiquiatría y otros abordajes psicológicos o psicoterapéuticos es que no se fundamenta en un parámetro de normalidad o de bienestar. La psiquiatría y la psicología parten de una definición de salud o normalidad y se pretende que la persona que acude a la terapia pueda retornar o acercarse lo más posible a este estado.

En el caso de la psiquiatría, los parámetros de salud o enfermedad se fundamentan en los aspectos químicos, anatómicos y fisiológicos, y se abordan los problemas mediante la ingesta de medicamentos que provocan la producción o absorción de neurotransmisores (químicos en el cerebro) para provocar el estado buscado.

La psicología define la salud con base en ciertas conductas, socialmente aceptadas. Desde algunos abordajes psicológicos, más que sólo acentuar lo deficitario, se busca un ideal. En los abordajes psicológicos, el objetivo es que el paciente se adapte a las condiciones sociales de la mejor manera posible, modificando los comportamientos que resultan fuera de lo comúnmente aceptado, superando las dificultades para adaptarse a la realidad, lo más cercanamente al ideal definido.

En psicoanálisis el abordaje es caso por caso, sin parámetros de normalidad o salud, sin ideales a ser alcanzados, se toma cada caso en particular. El psicoanálisis busca superar los conceptos de “enfermo” “trastornado”, “loco”, “anormal”, “persona con déficit” o “desadaptado”, cambiándolos por el concepto de sujeto, responsable de sí mismo y protagonista de su propia vida. No solamente en el sentido humanista de inclusión de los “locos desadaptados” en la sociedad, sino aportando sus conocimientos sobre la estructura psíquica, propiciando, a través de la clínica, la posibilidad de que cada persona pueda construir un anudamiento con lo social.

El sujeto del que el psicoanálisis se ocupa no puede ser abordado con tales categorías: lo normal, lo ideal, lo deficitario, estos conceptos despistan, confunden o anulan al sujeto. El sujeto con el que trabajamos surge de haber podido despejar cualquier saber referencial, es decir cualquier referencia o punto de comparación, en privilegio del saber textual, lo concreto de la persona misma. Lo anterior nos aleja del campo de un universal postulable, en este caso la llamada “salud mental” para conducirnos al uno por uno de cada cura.

Post a Reply