Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Avances, Destacados

Principales mitos sobre Hepatitis

hepatitis chUn sondeo realizado por los laboratorios Janssen hizo evidente la confusión que existe para diferenciar o incluso identificar los distintos tipos de virus de la hepatitis que existen (A, B, C, D y E), así como su forma de transmisión y tratamiento.


Los resultados demostraron que el 93% de los encuestados reconoce a la hepatitis C como una enfermedad que afecta principalmente al hígado, casi el 20% de ellos desconoce que es una enfermedad infecciosa y cree que puede ser contagiada consumiendo agua o alimentos contaminados, o compartiendo utensilios de comida o vasos con pacientes. Sobre esto, es importante destacar que la hepatitis C sólo se contagia cuando la sangre de una persona infectada se introduce en la sangre del cuerpo de alguien que no está infectado, y las causas de contagio más comunes son el uso de agujas y jeringas contaminadas, la esterilización inapropiada de equipo médico en algunos entornos de atención sanitaria, y el uso de sangre y productos sanguíneos (transfusiones) sin analizar.

Por otro lado, sólo el 60% de los encuestados asociaron al cáncer o a la cirrosis como consecuencias del daño que, en el largo plazo, puede causar la hepatitis C por el impacto que tiene en el hígado del pacientes. Las personas con hepatitis C pueden permanecer hasta 30 años sin presentar síntomas de la enfermeda2, y de acuerdo con el sondeo sólo el 30% de los encuestados está consciente de esto, y el 70% restante cree que los síntomas se presentan en un lapso de días o meses.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Hepatología, sólo 1 de 4 individuos saben que padecen hepatitis C y se estima que en México alrededor de 1 millón y medio de personas padecen hepatitis C. Sin embargo, del total de los encuestados, sólo el 40% dijo conocer la prevalencia de la enfermedad.

El sondeo realizado también reveló que existe confusión y desinformación respecto al tratamiento de esta enfermedad, pues cerca del 6% de las personas respondieron que la vacunación es una opción para evitar la hepatitis C, lo cual es falso, y el resto de los encuestados dijeron no saber cómo se debe tratar.

Si bien existen vacunas para prevenir la hepatitis A y B, para la hepatitis C no hay vacuna, una vez que al paciente es detectado con hepatitis C y éste no elimina el virus de forma espontánea, es necesario comenzar un tratamiento. En la actualidad, el tratamiento habitual para la hepatitis C es una combinación de terapia antivírica con interferón y ribavirina.

 

Fuente: Janssen

 

Post a Reply