Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Avances, Destacados

Nuevo tratamiento contra Síndrome Mielodisplásico logra mayor calidad de vida y supervivencia

sindrome miel chLa frecuencia del Síndrome Mielodisplásico o mielodisplasia ha aumentado en los últimos años,  “estas enfermedades son raras en  personas menores de 40 años, es decir 2-3 personas la padecen  por cada 100 mil, pero pasando los 60 -70 años ha  aumentado su frecuencia, es decir de 20 -50 personas la padecen por cada 100 mil“mencionó el Dr. Guillermo García Manero, Director de la clínica de Síndromes Mielodisplásicos  del Hospital MD Anderson de Houston, Texas.

De acuerdo al tipo de riesgo, otorgado por el número de manifestaciones y alteraciones citogenéticas, los pacientes se dividen en bajo, intermedio y alto riesgo.
Hoy en día los pacientes de este padecimiento pueden tener una esperanza de vida con Vidaza ya que es el primer medicamente que aumenta la supervivencia hasta en un 50%. Es decir, después de buscar por años, hoy la enfermedad se ha vuelto crónica, “hemos detectado un grupo de pacientes que con tratamiento mantenido logran una supervivencia hasta de seis años, estamos hablando del 20% de los pacientes de alto riesgo”.

La enfermedad está asociada, en su mayoría, con el envejecimiento;  hace una década, la gente moría por enfermedades relacionadas con el corazón, hoy el proceso de envejecimiento tiene otras prevalencias como las enfermedades hematológicas.

Esta enfermedad,  es un tipo de patología que durante muchos años se consideraba como un proceso preleucémico, es decir que provocaba leucemia mieloide aguda. Sin embargo en los últimos 10 años la medicina ha vivido una revolución en cuanto al entendimiento del padecimiento, hoy en día se sabe que sólo del 10 a 15% de los pacientes que lo padecen desarrollan leucemia

“El Síndrome Mielodisplásico es una enfermedad un poco complicada porque tiene manifestaciones muy heterogéneas, a nivel molecular se ha estudiado mucho lo que nos permite utilizar ese tipo de información para caracterizar el riesgo del paciente. Alto riesgo o bajo riesgo”, mencionó el especialista.  Los principales factores de riesgo para desarrollarla son envejecimiento, exposición a sustancias toxicas (pesticidas,empresa petrolífica o petroquímica y fertilizantes) además   pacientes que han sido expuestos a quimioterapia por otro tipo de cáncer.

El problema de este Síndrome empieza desde el diagnóstico, además de que no existen registros de la enfermedad en la mayoría de los países, “los síntomas muchas veces se confunden con malestares por la edad, los más comunes  son la anemia y debilidad”, además que muchos pacientes tienen otros problemas médicos, por ejemplo del corazón o endocrinológicos, y esto complica un poco el diagnóstico.

Por lo tanto, es de suma importancia, aseguró el especialista que el doctor mandé hacer análisis de sangre en el que comúnmente, se va encontrar un poco de anemia y las plaquetas por debajo de su nivel, así como de las células blancas “hace 10 años el médico de cabecera no le prestaría mucha atención y sólo intentaría dar vitaminas”.

Hoy por hoy, “vemos que hay un cambio muy drástico en los médicos, principalmente los hematólogos, quienes, eventualmente realizan un aspirado o una biopsia de médula ósea para definir el mejor diagnóstico y por ende el tratamiento”, mencionó el Dr García.

En cuanto a tratamientos el transplante de médula ósea es el que ofrece mayores expectativas, sin embargo, tiene limitaciones lo que reduce el número de pacientes candidatos al transplante,  para llevarlo a efecto el paciente debe contar con un estado físico estable, esto es “pacientes que cuenten con un estado físico lo más estable posible, lejos de cardiopatías, diabetes y otros factores como edad, nivel de riesgo, compatibilidad, entre otros”, aseguró.

Hay varios tipos de tratamiento, pero destacan los medicamentos hipometilantes que son drogas que facilitan que las  células  se desarrollen de manera normal. Uno de los medicamentos que entran en este tipo de droga es Vidaza o azacitidina, que es el  primer medicamento que la FDA aprueba para su uso en Síndrome Mielodisplásico de riesgo intermedio y alto.

Vidaza permite que la médula ósea produzca células sanguíneas sanas. Como resultado, su recuento de células puede comenzar a subir. De igual forma, como los pacientes requieren de transfusiones de sangre, este medicamento puede disminuir la necesidad de transfusiones. Eso significa que el paciente  puede sentirse menos cansado y con menos episodios de fiebre e infecciones.

Esta medicina es bien tolerada y convierte al SMD en una enfermedad crónica en pacientes de riesgo intermedio y alto cuya expectativa de vida antes era mínima.  Con Vidaza la  expectativa de vida de estos  pacientes se duplica “para quien lo padece es una revolución, pasar de tratamientos super agresivos donde el objetivo era la cura: con quimioterapias muy fuertes, transplantes de medula ósea a tratamientos mucho menos tóxicos,  donde el objetivo  es controlar la enfermedad a largo plazo”.

“Este tipo de compuesto ha demostrado dos cosas: doblar la supervivencia y  una mejoría en cuanto a calidad de vida,  y esto es fundamental “, concluyó.

Post a Reply