Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Avances, Destacados

Nuevo tipo de cáncer al descubierto

 cancer-renal-chEn el año 2004, los patólogos de Mayo Clinic, Dr. André Oliveira y Dra. Jean Lewis, notaron por primera vez algo raro en una muestra tumoral, mientras la analizaban bajo el microscopio. Para el año 2009, estos científicos ya habían observado la misma patología varias veces y habían empezado a recoger datos. En el año 2012, publicaron su descubrimiento junto a un equipo de colaboradores de Mayo Clinic y definieron un nuevo tipo de tumor nunca antes descrito.

Menos de dos años después, informan a la comunidad médica sobre la “naturaleza de la bestia”, es decir, la estructura genética y firma molecular de este tipo de cáncer, que rara vez se reconoce y al parecer abate a las mujeres el 75 % de veces. Este es un cáncer raro, pero no se sabe qué tanto es, porque la mayoría de los casos examinados fueron inicialmente diagnosticados con varios otros tipos de cáncer. De acuerdo con el Dr. Oliveira, especialista en la genética molecular del sarcoma “No es habitual que en la misma institución se reconozca una afección o enfermedad, se estudie después en varios pacientes y luego se caracterice genéticamente. Por lo general, esto ocurre durante un período largo e implica a varios investigadores e instituciones, por separado; pero gracias a que se cuenta no solamente con una red de expertos, sino con remisión de pacientes, repositorios biológicos e investigación científica, todo ocurrió aquí mismo. Ésta es solamente la punta del iceberg, pues quién sabe todo lo que nuestros repositorios permitirán descubrir”.

A pesar de que no se informó formalmente sobre este tipo de cáncer sino hasta el año 2009, la subsiguiente  investigación de los expedientes médicos de Mayo Clinic reveló que en el año 1956 hubo un paciente cuyo cáncer fue descrito de manera idéntica en las notas médicas encontradas en la base de datos computarizada de Mayo Clinic y confirmado mediante un cuidadoso análisis microscópico. El Dr. Oliveira llevó más lejos la investigación y localizó las muestras originales del tumor del paciente, mantenidas todos esos años en los repositorios biológicos de Mayo Clinic. El análisis realizado por él confirmó que el tumor poseía la misma quimera genética. Se puede decir entonces que, de cierta manera, Mayo Clinic descubrió el mismo cáncer raro dos veces. Las notas del primer médico que lo observó se sumaron al descubrimiento más reciente. Según el Dr. Oliveira, esta “colaboración” con un colega de Mayo Clinic que ejerció la profesión hace dos generaciones es sorprendente, pero no insólita.

Aparte de conocer más sobre este raro cáncer, sus mecanismos y la posibilidad de un tratamiento farmacológico, el descubrimiento también interesa a los científicos debido al potencial de que esta enfermedad sirva de modelo.

Entonces se descubrió que existen dos genes perfectamente inofensivos: el PAX3 y el MAML3, que por sí solos no causan ningún problema; pero pueden ser peligrosos cuando se combinan en un desajuste cromosómico que no sólo es anómalo, sino recurrente. El resultado de dicha combinación es una quimera o gen compuesto por la mitad de cada uno, cuyo resultado se conoce como sarcoma de los senos paranasales y cavidad nasal de doble fenotipo.

Este tumor suele empezar en la nariz y luego puede infiltrar el resto de la cara, por lo que se debe realizar una cirugía que desfigura el rostro del paciente para salvarle la vida. Gracias a la investigación realizada por los patólogos de Mayo Clinic para describir la composición molecular de este extraño tumor, ahora se pueden dirigir varios fármacos existentes contra este cáncer.

La bióloga molecular y coautora del trabajo, Dra. Jennifer Westendorf, explica que “La quimera PAX3-MAML3 identificada en este tipo de cáncer tiene algunas similitudes con una proteína singular descubierta en el rabdomiosarcoma alveolar, o tipo más común de cáncer infantil.  Estos hallazgos pueden también permitir entender mejor esta enfermedad pediátrica para la que, desgraciadamente, no existe un tratamiento específico”.

Fuente: Mayo Clinic

 

Post a Reply