Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Avances, Destacados

Nuevo dispositivo reabsorbible contra enfermedades del corazón

Dispositivo-Coronario-2-chLa Enfermedad Arterial Coronaria (EAC) es una condición en la cual las arterias que suministran sangre al corazón se estrechan o se bloquean por una acumulación de “placa”. Dicha placa está hecha de grasa, colesterol, calcio y otros depósitos que se acumulan en la pared interna de la arteria. Con el tiempo, la placa se endurece y estrecha las arterias coronarias, limitando el flujo de sangre rica en oxígeno al músculo cardiaco. Las áreas en donde hay placa también pueden romperse, ocasionando un coágulo de sangre que se forma en la superficie de la misma placa. Cuando el flujo sanguíneo al corazón se reduce o bloquea, podría producirse angina de pecho (dolor en el pecho) o un ataque al corazón. La EAC es la principal causa de muerte en el mundo y responsable de aproximadamente 1/4 de las muertes que ocurren en México.

Los dos síntomas más comunes son dolor en el pecho y dificultad para respirar. Ambos son causados por la reducción del flujo de sangre al corazón. Si la reducción del flujo sanguíneo es leve, puede ser que no haya síntomas evidentes cuando se está en reposo. Otro síntoma es  pesadez en el pecho que puede ocurrir cuando hay actividad o estrés. Otros síntomas incluyen dolor en mandíbula, brazos, acidez, náuseas, vómito y sudor excesivo. Las mujeres pueden ser más propensas a presentar síntomas atípicos como náuseas.

Algunos factores de riesgo pueden ser tratados o controlados con dieta, ejercicio y cambios en el estilo de vida incluyendo: colesterol alto, presión arterial alta, obesidad, fumar y diabetes. Otros factores de riesgo no pueden controlarse como el avance propio de la edad, el sexo y los antecedentes familiares. En general, los hombres tiene un mayor riesgo de presentar EAC, pero en las mujeres el riesgo aumenta después de la menopausia.

Dispositivo-Coronario-1Para diagnosticar la enfermedad,  el médico evaluará los síntomas y factores de riesgo, y puede realizar un examen físico u otras pruebas y procedimientos de diagnóstico. El diagnóstico temprano y las nuevas opciones de tratamiento están ayudando a disminuir las cifras de muertes por EAC. Cuando se determina el mejor tratamiento, se toman en cuenta factores como edad, estilo de vida y condiciones médicas pre-existentes. Los tratamientos potenciales incluyen cambios en el estilo de vida, medicamentos y procedimientos médicos, tales como cirugía de injerto de bypass en la arteria coronaria  o la menos invasiva angioplastia, combinada con la intervención coronaria percutánea (ICP).

Históricamente, en casos en donde la angioplastia era adecuada, un cardiólogo intervencionista determinaba el uso de un stent de metal o uno con liberación de fármaco para abrir la arteria bloqueada y restaurar el flujo de sangre. Un stent metálico es un tubo de malla pequeño que se utiliza para abrir una arteria bloqueada y restaurar el flujo de sangre al corazón. Un stent con liberación de fármaco trabaja de manera similar, mientras libera de manera controlada medicamento en el sitio bloqueado para prevenir que la arteria se obstruya nuevamente. Ambos stents están hechos de metal y, una vez colocados en el vaso sanguíneo, se quedan en el cuerpo de manera permanente.

Ahora está disponible una nueva opción de tratamiento: el Armazón Vascular Bio-reabsorbible de Abbott (AVB) es el primer dispositivo en su tipo con liberación de everolimus, fármaco antiproliferación utilizado en los sistemas de stent coronario de Abbot, este inhibe el crecimiento neointimal dentro del stent en los casos coronarios después de la implantación. Está hecho de poli-lactida, material que se disuelve de forma natural y se usa generalmente en implantes médicos, como las suturas solubles. Al dispositivo se le conoce como armazón para indicar que es una estructura temporal, a diferencia de un stent metálico, que es un implante permanente. El armazón, similar a un tubo pequeño de malla, está diseñado para abrir un vaso sanguíneo cardiaco bloqueado, hasta que la arteria pueda permanecer abierta por sí misma y se restaure el flujo de sangre al corazón. El armazón proporciona soporte al vaso sanguíneo hasta que la arteria permanezca abierta por sí misma y, posteriormente, se disuelve naturalmente con el paso del tiempo.  A diferencia de un stent metálico permanente, el tratamiento con este nuevo dispositivo permite al vaso sanguíneo reanudar su función y movimiento natural, lo cual podría resultar en beneficios a largo plazo para los pacientes.

Fuente: Abbot

Post a Reply