Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Cuida tu diabetes, Destacados

¡No sufras el amor!

no sufras ch5 consejos para no acabar con el romance

Sabemos que el día del amor todo tiene que ser perfecto y, para ello, es necesario tener bajo control cada aspecto o detalle, lo más importante es estar al pendiente de tu cuerpo y de ti misma, para estar bien con tu pareja.

Febrero es conocido como el mes del amor y da pie a que las mujeres imaginen escenas cargadas de romance al lado de su pareja. Comienzan los preparativos pero en ocasiones ha ocurrido que no todo sale según lo planificado. A continuación explicamos cuáles podrían ser las situaciones más frecuentes en ese momento de pasión, que impiden disfrutar de las relaciones sexuales al máximo y gozar, no sólo este Día de San Valentín sino siempre, de estos especiales encuentros.

Las principales barreras que pueden estropear los planes están relacionadas con factores psicológicos como el temor, miedo o dudas y, problemas físicos, como el dolor o la incomodidad durante el acto sexual, pero… ¿qué ocasiona esto?

Dolor

El dolor durante la relación sexual se llama Dispareunia y se puede deber a alguna infección vaginal o a ciertas enfermedades que nos pueden ocasionar dolor como la endometriosis, implantación del endometrio (el tejido menstrual) a nivel de la cavidad abdominal. En este caso, se sugiere acudir al ginecólogo ante cualquier señal de malestar para recibir la atención adecuada.

También puede ser ocasionado por ciertas posiciones sexuales que algunas mujeres encuentran molestas o al grado de excitación sexual que la mujer alcanza, relacionado con la buena lubricación, necesaria para facilitar la penetración sin dolor. En caso de presentar alguno de estos problemas, lo más adecuado es platicarlo con tu pareja y descubrir juntos alternativas que puedan enriquecer la relación para hacerla más placentera para ambos, esto puede involucrar juegos previos y un poco de imaginación.

Ardor

El ardor puede ser ocasionado por la falta de lubricación en la vagina, alguna infección o laceración, esta última puede provocarse como consecuencia de los juegos sexuales previos, con la utilización de juguetes o incluso los dedos de la pareja. Una razón más puede presentarse en las pacientes cercanas a la menopausia, quienes experimentan un menor nivel de lubricación. En estos casos se recomienda acudir con tu ginecólogo para recibir recomendaciones sobre qué alternativas usar.

Además, el ardor puede deberse a que algunas mujeres son alérgicas al látex, material con que están hechos la mayoría de los condones, en cuyo caso existen otras alternativas anticonceptivas como los  preservativos  que no son de látex o anticonceptivos hormonales, aunque es importante recordar que sólo los métodos de barrera ayudan a proteger contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

¿Miedo a quedar embarazada?

Uno de los más recurrentes miedos es la posibilidad de quedar embarazada, situación que impide disfrutar del momento plenamente por temor a no haber elegido el método anticonceptivo correcto, que éste no funcione o se rompa justo en medio de la pasión; o incluso por no usar método alguno. Al momento de elegir un método anticonceptivo para su uso regular, lo recomendable es acudir con tu médico para recibir la asesoría adecuada.

Las principales razones por las que un método puede fallar son: la falta de apego al método o el olvido, la mala utilización o por falta de orientación necesaria por parte del médico al momento de su prescripción.

En la actualidad existen varios métodos que de utilizarse adecuadamente pueden tener un alto grado de efectividad. Para conseguir esto es muy importante acudir con un ginecólogo y no auto medicarse; en segundo lugar, es necesario conocer bien las diferentes opciones y escoger la que más se adecue al estilo de vida y necesidades de cada mujer.

Por ejemplo: si eres una chica muy disciplinada la pastilla podría ser tu opción, pero si por el  contrario eres muy olvidadiza no es tan recomendable porque la falta de tan sólo una toma reduce considerablemente su eficacia anticonceptiva. En este caso podrías optar por una opción mensual  como el anillo vaginal anticonceptivo, que es un aro transparente, suave y flexible que tú misma te colocas en la vagina, permanece por tres semanas y después lo retiras en la cuarta, que es cuando se presenta la menstruación y se inicia el ciclo nuevamente. El anillo vaginal es la opción más innovadora en anticoncepción con las dosis más bajas, es cómodo y práctico, debido a su discreción y  además fácil de colocar, no se siente, ni molesta durante las relaciones sexuales.

El anillo anticonceptivo es un método práctico y seguro, ya que sólo necesitas poner dos recordatorios al mes, que incluso puedes programar en tu celular, uno cuando lo aplicas y otro cuando lo retiras. Cuando se usa de manera correcta, la posibilidad de quedar embarazada es muy baja, por lo cual es una gran opción dentro las diferentes variedades en métodos anticonceptivos.

 

Tips para tener relaciones plenas y seguras:

  • Si es una pareja nueva utiliza condón para reducir el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Recordar que sólo el condón puede protegerte contra ETS.
  • Si tienes una pareja estable, platica con él sobre tus deseos o inquietudes; es probable que esa apertura y el conocer los pensamientos de ambos contribuya a lograr relaciones más placenteras para los dos.
  • Los juguetes sexuales pueden ayudar a tener una adecuada excitación y por lo tanto, buena lubricación de la vagina, evitando así ciertas molestias.
  • Para asegurarte de no quedar embarazada es ideal combinar dos métodos anticonceptivos, uno de barrera como el condón, para evitar ETS y otro método hormonal, como el anillo, para evitar que haya ovulación.

Por: Dra. Rachel Fiszman

 

Post a Reply