Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Diabetes

Niños con diabetes en la escuela

La diabetes más común en la infancia es la diabetes mellitus tipo 1, cuyo tratamiento obliga a la inyección varias veces al día de insulina, al control de la glucemia, etc. ¿Cómo compatibilizar este tratamiento con una vida normal? ¿Es posible?

 

 

Aparte de la dieta y el ejercicio diario, el pilar del tratamiento de la diabetes mellitus tipo 1 es el control de la glucemia, al menos cuatro veces al día y la administración exógena de insulina, normalmente, mediante inyecciones.

Esto puede condicionar gravemente la vida de una persona, sobre todo si hablamos de un niño que tiene que ir al colegio todos los días y pincharse delante de sus compañeros o hacerse un control capilar de la glucemia antes de ir a comer. Para el resto de niños, será el “rarito”, el que no puede comer chuches, el que “se droga”, etc., lo que puede marcar su desarrollo, sus relaciones sociales, su autoestima…

Los avances médicos han hecho posible que algunos niños diabéticos, diagnosticados en la fase más temprana, puedan sustituir las inyecciones por fármacos, lo que facilita el tratamiento y “pasar desapercibido”. Además, los aparatos para controlar la glucemia capilarmente son muy pequeños y fáciles de manejar.

Consejos para los niños diabéticos

– Explícale desde el principio en qué consiste su enfermedad y lo importante que es seguir el tratamiento a rajatabla. Adecúa las explicaciones a su edad.

– Réstale dramatismo a la diabetes, que no piense que se puede morir o quedarse ciego, sin restarle importancia.

– Explícale que su enfermedad no le hace ser un “bicho raro”, igual que otros niños tienen miopía y llevan gafas, él tiene que tomar su medicación.

– Tu hijo puede llevar una vida normal: hacer deportes, jugar con el resto de niños, ir de excursión y de campamento… incluso tomar dulces y chucherías, eso sí, especiales para él.

Post a Reply