Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Avances, Destacados

Microbiota, un tesoro oculto

microbiota chLa Organización Mundial de Gastroenterología (WGO), a través de sus 111 asociaciones miembro, celebra el Día Mundial de Salud Digestiva cada 29 de mayo, y con él arranca una campaña de salud pública mundial. Este día se instauró hace diez años como un evento de un solo día con motivo del aniversario de la fundación de la WGO y, debido a su gran éxito, en seguida se convirtió en una campaña activa durante todo un año. Cada año, la campaña, liderada por un comité directivo compuesto por los principales expertos del mundo, se centra en un tema particular del ámbito digestivo con el objetivo de crear conciencia entre los profesionales de la salud y el público en general y este año hace referencia a la microbiota.

La microbiota intestinal está compuesta por 100 trillones de bacterias, diez veces más que las células del cuerpo humano. Hay miles de especies de bacterias en nuestros intestinos, pero en cada uno de nosotros predominan menos de 200.Al igual que las huellas dactilares, es probable que cada persona tenga una combinación única de bacterias que conforma la microbiota. Las bacterias presentes en nuestros intestinos descomponen los nutrimentos de nuestra dieta, producen vitaminas, nos protegen de las infecciones e interactúan con el sistema inmunológico e hígado para regular todo, desde inflamaciones hasta la forma en que descomponemos las grasas que consumimos. Nacemos sin bacterias intestinales; nuestra microbiota comienza a desarrollarse en cuanto abandonamos el útero, y adquiere diversidad a medida que crecemos, pero la va perdiendo en la vejez.

Los expertos nos están advirtiendo que vigilemos las millones de minúsculas vidas cuya existencia muchos de nosotros desconocemos. A cambio, estas pequeñas formas de vida protegerán nuestra salud. Esto se debe a que esta inmensa comunidad de bacterias y otros seres microscópicos amigos residen en nuestros intestinos, donde desempeñan un importante papel en nuestra salud, trabajando en colaboración con nuestro organismo para contribuir a nuestro bienestar digestivo y general.

De hecho, el número de estas bacterias que se alojan en nuestros intestinos es diez veces mayor que el número de células de nuestro cuerpo, y su peso total alcanza la increíble cifra de entre 1,5 y 2 kg. Los estudios sobre su relación con nosotros han llevado a los expertos a considerar a la microbiota intestinal un órgano adicional pero vital del cual dependemos. Por eso su importancia y bienestar han sido escogidos como centro de una campaña de un año de duración de la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO), que cuenta con la participación de más de 50.000 gastroenterólogos de todo el mundo.

La campaña de esta año se centró en la necesidad de alimentar a estos diminutos

ayudantes y en las consecuencias que conlleva alterar su delicado equilibrio. La campaña

“Gut Microbes – Importance in Health and Disease” (Microbios intestinales: su importancia en la salud y la enfermedad) es promovida por la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO), una federación de 111 asociaciones miembro de expertos en el

ámbito de la salud digestiva.

El presidente de la Fundación de la WGO, el Profesor Eamonn Quigley, explicó que la campaña tiene por objetivo acabar con la popular idea equivocada de que todas las bacterias son malas. “Se han realizado numerosos estudios científicos sobre la vida de las bacterias que residen en nuestros intestinos y los efectos de éstas en nuestra salud digestiva y general”, señaló. “Ahora queremos compartir esa información, disminuir la confusión sobre qué es la microbiota y explicar que esas bacterias son una parte importante de nuestro cuerpo que pueden considerarse un órgano recién descubierto. Y queremos informar a la gente de cómo pueden contribuir al bienestar de sus bacterias beneficiosas a través de la alimentación y otras actividades diarias”.

Saber más sobre la infinidad de formas minúsculas de vida que albergan nuestros intestinos es una de las áreas que suscita actualmente más interés en la investigación médica. Los estudios están revelando un tesoro oculto de actividades dirigidas por estas bacterias, cosa que está provocando un cambio radical en la forma de gestionar la salud, tanto por nuestra parte como por la de nuestros médicos.

Las investigaciones sugieren que la microbiota intestinal desempeña un papel bastante más importante que el de simplemente descomponer los nutrimentos de nuestra dieta y producir vitaminas. “La microbiota y su relación con los intestinos son esenciales para la digestión y nuestro bienestar gastrointestinal, al tiempo que permiten que nuestro organismo siga funcionando con normalidad y ayudan a protegernos de las enfermedades”, señaló el Profesor Francisco Guarner, Presidente del WDHD 2014.

Parece que las bacterias pueden “hablar” entre sí y con las células del cuerpo a través de mensajeros químicos, un tipo de red social que les permite comunicarse saludos y advertencias.

Pero esta sala de conversación bacteriana es vulnerable. Esto se debe a que se produce una lucha constante en nuestros intestinos entre las bacterias perjudiciales y beneficiosas.

Gozar de salud depende de que las bacterias “buenas” venzan a sus enemigas en su lucha por el poder. Alterar el equilibrio de la microbiota intestinal puede otorgar el poder a las bacterias “malas”, provocando así un trastorno digestivo y otras consecuencias para la salud. Algo tan simple como un cambio en la alimentación, por ejemplo, cuando se está de viaje, o una situación de estrés pueden alterar el equilibrio, llegando a causar malestar digestivo o distensión abdominal.

“Así que la microbiota intestinal merece recibir más atención por parte del público y los profesionales de la salud”, explicó el Profesor Guarner. “Todo el mundo puede contribuir

en gran medida a mantener un buen estado de salud mediante el cuidado adecuado de la microbiota”.

Así que, ¿qué puede hacer para que sus amigas sigan igual de felices? En primer lugar, puede alimentarlas como a ellas les gusta. Llevar una dieta rica, sana y bien equilibrada ayuda a mantener la microbiota intestinal en buen estado.

“A través de una alimentación adecuada, podemos contribuir en gran medida a conservar o recuperar el equilibrio de la microbiota, con lo que también mantenemos la salud gastrointestinal”, señaló el Profesor Guarner.

Las bacterias beneficiosas se desarrollan en un dieta baja en azúcar y rica en fibra, de modo que coma mucha fruta, verdura y cereales integrales. Pruebe también a mimarlas con alimentos probióticos (productos que contienen bacterias “buenas” vivas) y prebióticos, que actúan como alimento para las bacterias buenas, estimulando así su crecimiento.

Los probióticos y prebióticos están siendo sometidos a un profundo análisis por parte de los científicos que investigan la relación entre dieta, microbiota intestinal y bienestar digestivo.

El profesor Eamonn Quigley dijo, “Estamos a punto de presenciar el desarrollo de nuevas herramientas para mejorar el diagnóstico de problemas digestivos e innovadores tratamientos que incluyen el consumo de probióticos y prebióticos, que permitirán reducir los síntomas y ayudar a prevenir diversas enfermedades”.

Las bacterias vivas de los probióticos, como los que se encuentran en el yogur, llegan al intestino grueso, el colon, donde residen las mayores colonias de bacterias intestinales.

Puede encontrar consejos sobre cómo mejorar su bienestar digestivo, dieta y estilo de vida en el sitio web “Cuida tu Digestión” www.cuidatudigestion.com

En este sitio web, gestionado por la WGO y respaldado por su socio a largo plazo Danone, se ofrecen consejos sencillos para cada “tipo de aparato digestivo” con el objetivo de ayudar a la gente a cuidar de su bienestar digestivo.

Creado en 2012, Cuida tu Digestión incluirá este año una sección nueva e indispensable sobre microbiota intestinal y sobre cómo utilizar la alimentación para que nuestra salud y la de estos felices ayudantes sean buenas.

Post a Reply