Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Destacados, En movimiento

Los tacones: hermosos y peligrosos


tacones ch5 consejos para usar tacones sin dañar tus pies

Uno de los accesorios básicos para las mujeres son indudablemente los zapatos. La gran variedad de calzado coqueto y femenino que existe actualmente hace que las damas se obsesionen por tenerlo, sobre todo los de tacón alto. Sólo observe un momento, por ejemplo, en su oficina, y casi todas sus compañeras usan zapato alto. Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) revelan que hasta 70% de las mujeres, entre los 20 y 60 años de edad lo utilizan. Sin embargo, el hecho de lucir unas piernas esbeltas y estéticas, a través de los tacones altos, tiene sus efectos.

De acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Jyvaskyla, en Finlandia, y publicado en el Journal of Applied Physiology, el uso continuo de los tacones altos cambia el mecanismo básico de la forma de caminar de las mujeres, lo que provoca dolores y otras complicaciones.

Pues bien, aunque mucho se hable de lo perjudicial de usar tacones, casi ninguna mujer repara en ello a no ser que ya sufra dolor. Gloria Newell, Directora General de Piedica México cuestiona a las mujeres que visten zapatos de tacón alto: ¿Se han puesto a pensar el esfuerzo al que someten sus pies cada vez que calzan unos tacones?
La ejecutiva responde: “Nuestro pie es algo más que un simple trozo de carne con dedos. Se trata de una estructura que contiene 26 huesos responsables de soportar todo el peso de una persona. A este complejo entramado hay que añadir más de 100 tendones, articulaciones, músculos y nervios que envían esa sensación de dolor cuando llevamos largas horas en las alturas”.

Aunque los pies tienen su propio mecanismo de defensa, ya que se adecuan a la superficie que pisamos, continúa la especialista, desde la arena blanda de la playa hasta las rígidas aceras de la ciudad, es necesario llevar un calzado correcto que incremente esta adaptabilidad.

5 consejos para usar tacones sin dañar tus pies

  • El uso habitual de tacones demasiado altos puede traer desagradables consecuencias si antes no preparamos bien los pies, tales como lesiones y dolores crónicos de espalda, mala circulación sanguínea, juanetes, dedos en martillo, entre otros. Por ello, recomendamos prestar toda la atención a esta obra de arte concebida para andar, pero a la que pocas veces hacemos caso.
  • Al momento de elevar tanto el talón (10 centímetros o más), la persona se acostumbra a caminar con el pie levantado todo el día, por lo que el tendón de Aquiles va perdiendo elasticidad, es decir, se va encogiendo. Al respecto, aconseja a las mujeres usar tacones de forma selectiva y tomar ciertas medidas que les ayuden a tener la opción de ponerse los zapatos que quieran el mayor tiempo posible. Por ejemplo, dice, si se va a caminar mucho, lo mejor es llevar un par de zapatos bajos y cómodos en la bolsa.
  • Caminar descalza cada vez que sea posible es otra sugerencia.
  • Evitar a toda costa el calzado puntiagudo con tacón de aguja, ya que los pies sufren porque aprietan los metatarsos, y la superficie de apoyo se ve comprometida. “Cuanto más ancho sea el tacón, más aumentas tu superficie de apoyo y todo tu esqueleto se sostiene mejor.
  • Realizarse un estudio baropodométrico, en donde se realizan análisis estáticos y dinámicos de las presiones plantares tanto en posición erecta y durante el ciclo de la marcha. Adicionalmente, propone usar plantillas personalizadas que ayudan a estabilizar la pisada: En Piedica fabricamos plantillas acordes a los problemas de cada persona, basadas en los estándares de la perfecta biomecánica de un pie, y a partir de ahí las personalizamos para que el apoyo sea el adecuado y se ajuste a las necesidades de cada persona.  El impacto que cada paso tiene en el esqueleto es el correcto porque sus materiales absorben el impacto que pueda causar cada pisada.

Fuente: Piedica

Post a Reply