Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Consiéntete, Destacados

Los secretos de las niñas bien

niñas bien chEn este libro Guadalupe Loaeza nos hace un mapa de las niñas bien actuales y nos explica cómo es que algunas de ellas sienten su imagen vulnerada al develar sus secretos, mientras que otras los dan a conocer en Twitter o Facebok sin importarles nada. Las historias aquí contadas por nueve niñas bien revelan secretos de familia que se han conservado generación tras generación.

Son secretos familiares, secretos de su vida personal que en el pasado les dio mucha vergüenza contar, pero que hoy, en este libro, por primera vez se atreven a platicar.

niñas bien 1Las generaciones cambian, y además de sus grandes secretos también conocerás sobre las niñas bien: ¿cómo le hacen las niñas bien para, ricas o pobres, verse siempre tan distintas a las otras y tener perennemente ese aire tan chic y desenfadado a la vez?, ¿cómo y a dónde viajan?, ¿cómo se divierten?, ¿cómo decoran sus casas?, ¿creen sinceramente en la filantropía?, ¿cuáles son sus secretos de belleza y de sus dietas?, ¿de qué manera enriquecen su mucha o poca cultura?, ¿cuántos seguidores tienen en Twitter?, ¿cómo pasan sus fines de semana?, ¿cómo eligen a sus amistades?, ¿cuáles son sus lecturas?, ¿cómo ven a su país con el retorno del PRI? y mucho más, pero lo más interesante es ¿cuáles son sus secretos más íntimos?

Los secretos de las niñas bien, editado por Océano, es el resultado de una acuciosa observación de campo e investigación realizada a lo largo de más de treinta años. Incluye varias entrevistas realizadas a diferentes tipos de niñas bien, tanto las que nacieron con cucharita de plata como aquellas a las que el dinero les abrió un mundo sofisticado en donde los buenos modales son fundamentales.

Los secretos son importantes en la vida de todas las personas. Guadalupe Loaeza logró que las niñas bien los cuenten en este libro. Son estos secretos los que muestran parte de la sociedad en que vivimos y comprueban que muchas veces la realidad supera a la ficción.

Post a Reply