Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Avances, Destacados

Los hombres también tienen reloj biológico

reloj chCuando se habla sobre el concepto “reloj biológico”, la mayoría de la gente piensa en la mujer, ya que es bien sabido que a partir de los 35 años la fertilidad se reduce y termina con la menopausia. Lo que la mayoría de la gente desconoce es que en los hombres también sucede algo similar.


El equivalente masculino de la menopausia es la andropausia, que es una caída sostenida en los niveles de las hormonas sexuales masculinas que afectan la fertilidad, el deseo sexual y el funcionamiento sexual. El reloj biológico masculino no tiene un desarrollo tan tajante como el de la mujer, sino que se desenvuelve paulatinamente.

Los efectos sobre la fertilidad y la función sexual en los hombres pueden ser significativos. Por ejemplo, los hombres de 35 años o más, tienen la mitad de probabilidades de tener un hijo dentro de 12 meses, en comparación con un hombre que es menor de 30 años. Además, a medida que los hombres envejecen, la calidad genética de sus espermatozoides disminuye significativamente.

Desafortunadamente, la infertilidad es vista casi siempre como un problema de la mujer. Por muchas razones, el campo del tratamiento de fertilidad a veces ignora el rol masculino a pesar de que los problemas de infertilidad se deben en un 40 a 45% tanto en hombres como mujeres. Mientras que de un 10 a 15%, las causas no son aparentes o tienen un origen desconocido.

Las causas más comunes de infertilidad masculina están relacionadas con el esperma. Generalmente, problemas con la calidad y el recuento de espermatozoides. Los problemas más comunes son:

  • Bajo recuento de espermatozoides
  • Esperma que no se mueve lo suficientemente rápido, muere antes de alcanzar el óvulo
  • Esperma que no está formado correctamente
  • Líquido seminal que es muy denso, el esperma no se puede mover con facilidad
  • Ausencia de esperma

En ocasiones, ciertos factores relacionados con la forma de vida pueden ser los causantes de la mala calidad del semen; como ejemplo: el tabaquismo intenso, el abuso del alcohol, un índice de masa corporal elevada o sobrepeso, debido a los trastornos hormonales que pudieran estar involucrados; la dislipidemia (lípidos altos en la sangre). Así como el consumo de esteroides anabolizantes, los deportes extremos -que exijan una fuerza excesiva- y el aumento de la temperatura escrotal a causa del uso de ropa interior térmica, saunas o baños calientes o la exposición laboral a fuentes de calor.

Otra causa de infertilidad masculina es un problema con la eyaculación. En algunos casos, los conductos dentro de los órganos reproductivos del hombre están bloqueados. De ser así, el hombre puede tener dificultades para eyacular o no eyacula cuando tiene un orgasmo. A veces, la eyaculación retrocede de la próstata a la vejiga en vez de ser expulsada del cuerpo.

Las pruebas para determinar la infertilidad deben hacerse de manera simultánea en el hombre y en la mujer. Existen estudios que pueden tomar algunos días y otros hasta un mes. Sin embargo, lo ideal es que si un hombre, junto con su pareja, no ha podido concebir luego de tener relaciones sexuales sin protección durante un año, visite a un especialista en reproducción asistida.

La evaluación del hombre incluye estudios desde los más básicos -exploración física y de sus genitales; espermatobioscopía, fragmentación del DNA espermático, ultrasonido testicular, perfil testicular. Hasta estudios a mayor profundidad como un cariotipo o una evaluación por fluoroscopía de los espermatozoides (FISH). Estos exámenes se deben individualizar dependiendo de la situación de cada hombre. No obstante, en su evaluación básica se debe contemplar la exploración física, la evaluación de los genitales y una espermatobioscopía para determinar su condición.

Dentro de los tratamientos más comunes para solucionar los problemas de fertilidad masculina se encuentran la cirugía, los medicamentos y tratamiento hormonal. Estos se pueden usar solos o con otros procedimientos que ayudan al óvulo y al esperma a unirse como, la inseminación intrauterina y la fertilización in vitro.

Actualmente, hay un aumento en las tasas de infertilidad debido a que las parejas esperan más tiempo para tener hijos. A pesar de que la edad no es un factor que se pueda controlar, existen otros que sí, como los hábitos y el estilo de vida, mismos que pueden influir para que un hombre logre tener un hijo.

Además, las técnicas de Reproducción Asistida de baja, moderada y alta complejidad permiten que los hombres con problemas de fertilidad se vean como futuros padres.

 

Por: Dr. Alfredo Arroyo, Director de Instituto Vida México, especialista en Biología de la Reproducción

www.institutovida.com.mx

 

Fuente: www.deseamoserpapas.mx/

Post a Reply