Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Consiéntete, Destacados

Logra tus objetivos con disciplina

Logra tus objetivos chLa disciplina es, básicamente, la capacidad de pasar a la acción aunque no tengamos motivación. Se trata de un recurso personal y como tal podemos desarrollarlo al igual que cualquier otro de nuestros recursos, características o habilidades. Con una mayor disciplina tendremos la capacidad de pasar a la acción más rápidamente, con menor esfuerzo, y cada vez de forma más independiente de nuestro estado interno y de nuestra motivación.

La disciplina nos es especialmente útil en aquellos casos en que la motivación para realizar una tarea no es inmediata, sino que se consigue tras un esfuerzo sostenido a medio o largo plazo. Estas son algunas actividades en las que tener más disciplina nos ayudará considerablemente:

  • La productividad en nuestro trabajo diario
  • Realizar proyectos personales
  • Hacer deporte, como por ejemplo ir al gimnasio o salir a correr
  • Seguir una dieta
  • Lograr nuestros objetivos

Como cualquier otro recurso (sociabilidad, capacidad de organización, asertividad) la disciplina puede desarrollarse. Es igual que entrenar un músculo o aprender una nueva habilidad.

Componentes de la autodisciplina en el modelo desarrollado por Steve Pavlina (bloggero especializado en desarrollo personal y autodisciplina):

Aceptación: saber qué nivel de disciplina tenemos, de qué somos capaces y de qué no.

Fuerza de voluntad: la capacidad de actuar con energía en un momento determinado, aunque no se sostenga en el tiempo.

Trabajo duro: la capacidad de hacer lo que es difícil y retador.

Laboriosidad: la capacidad de realizar el trabajo, es decir, aplicar el tiempo y el esfuerzo necesario hasta que esté hecho, aunque sea algo rutinario y aburrido.

Persistencia: la capacidad de seguir adelante cuando perdemos la motivación, el esfuerzo sostenido a lo largo del tiempo.

Nota importante: si lo que tienes que hacer no te motiva pero nada de nada, en ningún momento, en ningún caso, bajo ningún concepto… entonces lo que sucede es que no te gusta lo que haces, y ahí tienes otro problema distinto al de la autodisciplina.

 

Ejercicios para lograr la disciplina:

Levántate todos los días a la misma hora. Es lo que queremos conseguir, un hábito, una costumbre que nos ponga en “piloto automático” y no tengamos que utilizar fuerza de voluntad.

Tiende tu cama inmediatamente después de levantarte. Hay una razón por la que a los soldados se les instruye para hacer la cama en perfecta forma: porque condiciona tu cerebro a entrar en un modo de disciplina.

Vístete adecuadamente. Tu cerebro asocia tu vestimenta, y otros muchos factores del entorno, a un estado interno determinado, así que cuando te pones esa ropa, te es más fácil volver a entrar en ese estado.

Visualiza el objetivo. Visualizar el objetivo conseguido nos da esa motivación extra que a veces nos hace falta, especialmente cuando el objetivo es a largo plazo (recompensa aplazada), es una forma de “traernos” el resultado del futuro y que nos motive como si lo tuviésemos delante.

Evita las distracciones

Evita las distracciones. Las distracciones son las curvas y los baches de la carretera. No sólo nos hacen perder el tiempo (por eso se les llama ladrones de tiempo) sino que también nos hacen perder la concentración, nos quitan la inercia que tanto nos ha costado conseguir.

Conclusiones

La disciplina es la capacidad de hacer lo que tenemos que hacer, o lo que nos hemos propuesto hacer, independientemente de que nos apetezca hacerlo o no.

Podemos entrenar y desarrollar nuestra disciplina al igual que cualquier otra característica o habilidad. Para ello podemos practicar el ir adquiriendo pequeños hábitos que nos ayudan a adquirir y a mantener la inercia que nos ayuda a realizar estas tareas.

 

Fuente: Miguel Guzmán Miranda

http://www.exito-personal.com/disciplina

Post a Reply