Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Avances

La vida después de una amputación

Los seres humanos tenemos una tendencia congénita de utilizar los recursos propios para realizar actividades, valernos por nosotros mismos es un acto natural; tal es el caso de la determinación de un bebé por aprender a gatear o andar. El placer que produce el uso de las facultades propias como caminar, bailar, nadar, correr, etcétera, se ve limitado para una persona que ha sufrido una amputación; la capacidad para emprender ciertas tareas por sí mismo se ve limitada y esto provoca frustración y algunos problemas de índole psicológico.

 

Para las personas amputadas, la reinserción a la vida cotidiana es un proceso difícil pero no imposible. Uno de los requisitos más importante para una vida productiva y bien adaptada es el respeto y estatus que recibe el paciente de las personas que le rodean. Es sumamente importante la satisfacción que da el cuidado y afecto de las personas cercanas (amigos, familiares y compañeros de trabajo).

Para que el paciente no se sienta limitado es vital que reciba un tratamiento adecuado (operación, rehabilitación y adaptación a una prótesis), el objetivo principal de éste  es la recuperación de la movilidad del paciente. Los médicos, terapeutas, técnicos ortopédicos buscan ofrecerle la máxima independencia y la conservación o la recuperación de su calidad de vida.

Con el aumento de enfermedades como la diabetes, es indispensable estar informados sobre la importancia de restablecer la movilidad a los pacientes amputados, ya que según datos del IMSS, aproximadamente el 70% de amputaciones que realizan son causadas por complicaciones con dicha enfermedad.

Aunque en cierto modo la vida haya cambiado para quien sufrió una amputación, en un futuro puede volver a llevar un ritmo activo. El proceso de rehabilitación dura normalmente varios meses y en él influyen muchos factores diferentes, entre los que están la motivación personal y una prótesis bien adaptada.

“Las posibilidades que ofrecen los sistemas de prótesis modernos están a la altura de las exigencias de la vida diaria. Para lograr éxito en la rehabilitación el paciente debe poner empeño y además recibir el apoyo de un equipo de especialistas (médicos, terapeutas, técnicos ortopédicos y enfermeras), y de una prótesis perfectamente adaptada”. Comentó René Govea, protesista de Otto Bock México.

Las prótesis modernas hacen posible mantener o restablecer la movilidad. Una persona con el tratamiento adecuado puede restablecer sus actividades cotidianas e incluso puede hacer ejercicio. Existen casos de personas con prótesis que enfrentan el reto de asimilar su nueva forma de vida de una manera positiva y dando lo mejor de sí. Así, logran vencer grandes obstáculos y participan en competencias de diferentes disciplinas deportivas.

Algunos de los productos que ejemplifican esto es la C-Leg, que es la primera rodilla modular con la fase de apoyo y de impulsión controlada por microprocesadores, los cuales son programados al momento de su colocación por medio de un software con el que se define el ángulo de flexión de rodilla y los momentos de giro en el tobillo; de esta forma la prótesis permite al usuario caminar sin tener que pensar en los movimientos a realizar.

También encontramos la mano biónica Michelangelo que está diseñada para tener una operación silenciosa, mejor impermeabilización y un tacto más natural; en cuanto a los movimientos que realiza, ha mejorado las posiciones de la palma de la mano, los giros de la muñeca y el movimiento de supinación, haciendo más real su funcionamiento. La mano Michelangelo opera mediante un sistema Myoeléctrico, donde las señales emitidas por el sistema nervioso central son captadas y procesadas hacia la mano a través de impulsos dirigidos a los electrodos  del sistema protésico. Este producto llegará a México a mediados de este año.

Cathy Howells, creadora del libro The amputee coach, recomienda que los pacientes practiquen deportes y se mantengan en forma para sentirse bien con su cuerpo y consigo mismos; la salud mental dependerá en gran medida del bienestar físico, ya que al recuperar la movilidad por medio de una prótesis, el segundo paso es estar en forma para poder disfrutar al máximo de la vida.

Fuente: Ottobock

Post a Reply