Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Destacados, Nutrición

La importancia de los líquidos en la dieta diaria

hidratación ch¿Sabías que el 70% del agua que requiere el cuerpo proviene del consumo directo de líquidos y que la deshidratación causa acumulación indeseada de grasa y consecuentemente, obesidad?

Según los últimos datos, En México, las bebidas representan la quinta parte de la energía que consumen los mexicanos y el aporte energético contenido en las bebidas son un factor que incrementa el riesgo de obesidad. La ingestión de energía proveniente de las bebidas representa 21% del consumo total de energía de adolescentes y adultos mexicanos. Así que la proporción de energía obtenida del conjunto de varias bebidas con aporte energético, incluidos refrescos,  jugos de fruta adicionados con azúcar (aguas frescas), jugos de fruta sin azúcar y leche entera, se ha duplicado en 7 años.

Nuestro cuerpo está constituido por dos terceras partes de agua y los requerimientos de líquidos varían en grado considerable entre los individuos y las poblaciones. La ingestión adecuada que se deriva del consumo habitual del total de líquidos por día en la población general señala que los litros que se deben consumir son: 3.7 litros al día para hombres y 2.7 litros para mujeres.

Además, el  80% de las necesidades diarias  en el requerimiento de los líquidos las aporta la ingestión de bebidas, incluida el agua; el resto se adquiere a través de los alimentos sólidos. Por lo que el equilibrio entre energía y contenido de nutrientes es un factor crítico para definir el papel de las bebidas en una dieta sana.

El agua  debe consumirse con frecuencia y las bebidas azucaradas, con alto valor energético deben consumirse de forma esporádica. Los saborizantes en polvo bajos en azúcar son la opción más recomendable para dar paso al cambio de hábitos en la familia ante el consumos de bebidas con azúcar y gasificadas. Y la transición en el consumo de bebidas azucaras y gasificas al consumo de bebidas saludables (cuadro 1) suele ser un paso paulatino, hacerlo de inmediato la mayoría de las veces hace que el cambio de hábito fracase. En un inicio variar los sabores del agua, permite motivar  los cambios de hábitos en toda la familia y así dar un paso hacia una mejor salud.

 

Post a Reply