Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Avances, Destacados

La Hepatitis C, primera causa de cirrosis hepática

higado car“Aunque el abuso excesivo de alcohol durante mucho tiempo fue considerado el primer generador de cirrosis hepática –segunda causa de muerte en pacientes de 30 a 59 años de edad según el Consejo Nacional de la Población1–, en la actualidad el Virus de la Hepatitis C es el que la provoca”, afirmó el doctor Enrique Wolpert Barraza, Presidente Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (FundHepa).

“La cirrosis hepática, enfermedad caracterizada por el endurecimiento del hígado, actualmente se encuentra, junto a otras enfermedades de este importante órgano del cuerpo, entre las primeras diez causas de mortalidad en México1 y, pese a que durante varios años se tuvo la idea acerca del alcohol como primera causa, hoy en día sabemos que la hepatitis C y B son los principales detonantes”, comentó el también Presidente del Comité Normativo Nacional de Consejos y Especialidades Médicas.

Lamentablemente, los pacientes con esta enfermedad pueden pasar mucho tiempo sin manifestar síntomas ni sufrir molestia alguna, sin embargo, cuando el padecimiento avanza –independientemente de cuál haya sido la causa de la cirrosis hepática–, el hígado ya no es capaz de realizar sus funciones y es cuando aparecen muchos síntomas con un daño considerable”.

Los médicos hepatólogos consideran que en la actualidad el virus de la hepatitis C afecta a más de 160 millones de personas en el mundo2, por lo que es recomandable a quienes hayan recibido una transfusión sanguínea antes de 1994 y/o cuenten conpiercings o tatuajes –entre otros factores de riesgo–, realizarse la prueba para atender oportunamente este padecimiento y evitar complicaciones graves como lo es la cirrosis hepática.

“Por otro lado, aunque el enfermo tenga cirrosis, si los especialistas conocemos la causa –por ejemplo la hepatitis C– y la curamos a tiempo, las posibilidades de evitar complicaciones como la encefalopatía hepática, cáncer de hígado y necesidad de un trasplante de hígado disminuyen de manera considerable, de este modo, si bien la cirrosis no es curable o reversible, podemos eliminar la causa a tiempo”, aseveró el miembro de FundHepa.

Para finalizar el doctor Wolpert recomendó disminuir el exceso –o preferentemente eliminar el consumo– de alcohol, además de realizarse la prueba de la hepatitis C para poder actuar a tiempo con el médico especialista en hepatología y así evitar adquirir una cirrosis hepática a futuro, “hoy resulta importante hablar de hepatitis C y sus graves consecuencias, entre ellas la cirrosis en nuestros círculos más cercanos, toda vez que si existen factores de riesgo, al realizar la prueba de manera oportuna, podemos evitar esta grave consecuencia” concluyó el especialista.

Referencias:

  1. CONAPO, Ganancia en la esperanza de vida 1990-2012 y principales causas de muerte 2012, en México y las entidades federativas: CONAPO; http://www.conapo.gob.mx/es/CONAPO/Mortalidad  Accesado en Diciembre 2014.
  2. Lavanchy D. Evolving epidemiology of hepatitis C virus. Clin Microbiol Infect. 2011; 17(2):107-15