Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Nutrición

La función de las bacterias en los trastornos digestivos

Investigadores del Cedars Sinaí, Los Ángeles, realizaron un examen de los hongos (bacterias) en los intestinos y sugieren que existe un vínculo importante entre estos microbios y las enfermedades inflamatorias como la colitis ulcerosa.

En un estudio recientemente publicado  el 08 de junio en la revista Science, los especialistas en materia Intestinal e Inmunología del Instituto de Investigación del Cedars-Sinaí, Los Ángeles, identificaron y caracterizaron la gran comunidad de hongos que habitan en el intestino grueso en un modelo de enfermedad.

El tracto digestivo es el hogar de un gran número de microrganismos. De hecho, con un estimado de 100 billones de bacterias que residen en el intestino, los microbios superan en número a las células humanas del cuerpo. Algunas son necesarias para ayudar en la digestión de los alimentos, la producción de vitaminas necesarias y suprimir el crecimiento de microbios dañinos. Otras son perjudiciales para el cuerpo, lo que contribuye a que se presenten enfermedades tales como la enfermedad de Crohn, colitis ulcerativa y la obesidad.

Una moderna tecnología de secuenciación de ADN ha revolucionado el estudio de estos microbios en la última década, haciendo notar con mayor claridad que el papel de las bacterias en la enfermedad es muy importante tal como lo muestra el estudio publicado por el hospital en la revista Science.

“Desde hace tiempo se sabe que las bacterias también deben existir en el intestino, pero somos los primeros en investigar qué tipo, cuántas son, y si son importantes en la enfermedad”, menciona el doctor David Underhill, profesor asociado y director del Programa de Posgrado en Ciencias Biomédicas y Medicina Trasnacional del Cedars-Sinaí, Los Ángeles, quien dirigió el estudio. “Realmente nos sorprendió ver que tan comunes son los hongos, la identificación de más de 100 tipos diferentes y ver los vínculos que tienen con los trastornos digestivos”.

Se estima que en México, de acuerdo a informes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el 30% de los mexicanos tiene o ha tenido colitis y que la población más afectada son los jóvenes en edad productiva entre 20 y 40 años.

La colitis ulcerativa, uno de los tipos más comunes de la Enfermedad Intestinal Inflamatoria (EII), causa inflamación y úlceras en las capas superiores de la mucosa del intestino grueso. Los síntomas comunes incluyen dolor abdominal, diarrea, sangrado, fatiga, pérdida de peso y pérdida de apetito. Pacientes con colitis ulcerosa pueden tener un riesgo mayor de desarrollar cáncer colorrectal.

“Con este estudio, se puede ver con mayor claridad cómo los hongos (bacterias) contribuyen a las enfermedades, así como expandir significativamente nuestra comprensión de qué tipos de hongos viven en nuestros cuerpos”, afirma Iliyan Iliev, científico investigador del Cedars-Sinaí, Los Ángeles y uno de los autores del estudio.

Para determinar que los hongos contribuyen a la enfermedad inflamatoria, el estudio se concentró en una proteína llamada Dectina-1, que es producida por las células blancas de la sangre y la utiliza el sistema inmune para detectar y matar los hongos.

En un modelo animal de la enfermedad, los investigadores encontraron que la proteína es importante para proteger contra la inflamación causada por hongos indígenas.

El hallazgo tiene implicaciones importantes para las enfermedades humanas, ya que se encontró una variante del gen de la Dectin-1, que está fuertemente asociada a las formas graves de colitis ulcerosa.

Este estudio forma parte de los cientos de proyectos que los investigadores del hospital Cedars Sinaí, Los Ángeles trabajan constantemente con la finalidad de aportar avances significativos en la ciencia.

 

Cedars-Sinai Medical Center

Post a Reply