Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Avances, Destacados

Hipotermia controlada…nuevo tratamiento para después de una embolia

hipotermia chUn ensayo clínico internacional encabezado por un neurólogo del hospital Cedars Sinaí, Los Ángeles, en combinación con terapia de medicamentos para enfriar el cerebro y deshacer coágulos después de una embolia, ha recibido la aprobación de la Food and Drug Administration (FDA) para extenderse de 50 a 400 pacientes.

“Esta aprobación es muy significativa porque, tras revisar nuestros datos de seguridad iniciales, la FDA nos aprobó para incluir más pacientes en nuestro estudio”, dijo el Dr. Patrick D. Lyden, director del Departamento de Neurología del Centro Médico Cedars-Sinaí, Los Ángeles y el principal investigador del estudio. El Dr. Thomas Hemmen, director del Centro de Embolias del Sistema de Salud de San Diego de la Universidad de California, y el Dr. James C. Grotta, director del Departamento de Neurología del Centro de Ciencia de la Salud de la Universidad de Texas (UTHealth), son también investigadores principales en el estudio.

Este estudio, que incluye el uso de un activador plasminógeno de tejido intravenoso (IV TPA), el único tratamiento para embolias agudas aprobado por la FDA, es el más reciente de una serie de ensayos clínicos sobre enfriamiento del cerebro (hipotermia controlada) para reducir el daño neurológico después de una embolia.

Los investigadores utilizan un sistema de vanguardia que brinda un rápido intercambio de calor y un enfriamiento muy rápido, el cual se logra insertando un catéter especial en la vena cava inferior (la vena más larga del cuerpo). El paciente no absorbe ningún fluido; una circulación interna dentro del catéter absorbe el calor del cuerpo y lo transfiere hacia fuera para alentar el metabolismo, mantener la hinchazón del tejido bajo supervisión y dar al cerebro un tiempo de reposo.

Los participantes en el estudio son cubiertos con un cobertor de calentamiento para hacer que el cuerpo se sienta caliente, les colocan sensores de temperatura en la piel y les dan un sedante suave que ayude a suprimir los escalofríos. La temperatura del cuerpo se enfría a 33°C por 24 horas antes de calentar gradualmente al paciente.

Se ha demostrado que el enfriamiento del cerebro reduce la hinchazón del mismo y la pérdida de función neurológica tras sufrir una embolia aguda. También ha probado ser altamente efectivo para salvar vidas y prevenir daño neurológico después de un infarto y de la falta de oxígeno en recién nacidos.

TPA, que se debe dar a un paciente lo antes posible tras sufrir una embolia, a veces puede disolver un coágulo y prevenir o reducir daño grave al cerebro. Lyden, director del Departamento de Neurología Carmen and Louis Warschaw de Cedars-Sinaí, Los Ángeles, ayudó a dirigir el ensayo clínico central del medicamento que conllevó a su aprobación por la FDA en 1996.

Los ensayos clínicos de enfriamiento del cerebro (ICTuS, enfriamiento intravascular para embolias agudas) se fondean con becas otorgadas al amparo del Programa Especializado de Investigación Trasnacional Aguda (SPOTRIAS) del Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y Embolia, que es parte de los Institutos Nacionales de Salud. La mayoría de los sitios están en los Estados Unidos, sin embargo también hay algunos en Europa.

Fuente: Cedars-Sinaí Medical Center

Post a Reply