Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Avances, Destacados

Glucosamina, tratamiento seguro contra la Osteoartritis, aún en la diabetes

osteoartritis chLa Osteoartritis (OA), también conocida como artrosis u osteoartrosis, es una enfermedad que se caracteriza por un proceso inflamatorio que afecta principalmente las articulaciones de rodilla, cadera, mano y columna vertebral, siendo las dos primeras (rodilla y cadera) donde se dan las principales afectaciones. Esta enfermedad es de 10 a 12 veces más común que la artritis reumatoide (AR).

Se considera una enfermedad articular degenerativa y una de las causas primordiales de dolor articular, así como la cuarta causa de discapacidad de la población adulta. Afecta a ambos sexos, pero es mucho más común en las mujeres y la  prevalencia se incrementa con la edad. Además, es una enfermedad multifactorial y entre los factores más preponderantes destacan la edad, sobrepeso y obesidad, menopausia, herencia genética, traumatismos al realizar actividades deportivas de alto impacto, pequeños traumas físicos a causa de movimientos repetitivos, esfuerzos excesivos o posturas inadecuadas.

La osteoartritis (OA) es considerada un problema de salud pública debido a su alta incidencia y prevalencia. México cuenta con una población de 22.41 millones de personas mayores de 50 años y de éstos se estima que al menos el 30 por ciento la padecen, pero sólo el 11 por ciento están diagnosticados, lo que equivale a 6.7 millones de mexicanos, por lo que se ubica dentro de las enfermedades reumáticas incapacitantes más comunes, señaló el Dr. Manuel Robles San Román, vicepresidente de la Fundación Mexicana para Enfermos Reumáticos A.C. (FUMERAC).

Además, el estado con mayor prevalencia es Chihuahua con 20.5%, la cuidad de México tiene una prevalencia del 12.8% y el de menor índice de casos es Sinaloa con solo 2.5%. El estudio COPCORD establece una prevalencia de OA de 10.24% en México y eEn 2001 representó en el IMSS la cuarta causa de invalidez Y según la OMS, la OA afecta a 80% de la población mayor de 65 años en los países industrializados.

El tratamiento ideal para un paciente con osteoartritis debe ser multidisciplinario y cumplir con los objetivos de aliviar el dolor, disminuir la discapacidad, mejorar la funcionalidad articular, así como la calidad de vida del paciente con la menor toxicidad.

Entre los tratamientos indicados para la OA que permiten  retardar la progresión de la enfermedad destaca el sulfato de Glucosamina, el cual ha sido avalado por numerosos estudios científicos. Uno de los más importantes es el realizado por especialistas del Hospital Universitario de La Princesa en Madrid en 200 pacientes durante tres años, en el cual revela que la acción del sulfato de glucosamina a dosis de 1,500 mg. en una sola toma retrasa la progresión de la osteoartritis de rodilla, dijo el Dr. Lucio Ventura Ríos, reumatólogo del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR).

Entre los beneficios del sulfato de Glucosamina y su combinación con Meloxican (Novovartalón) en el tratamiento de la enfermedad, se encuentran que mejora los índices de  funcionalidad de la articulación por encima del obtenido con medicamentos por separado, aunado a una rapidez en el alivio sintomático de la enfermedad, lo que trae una mejora  en la calidad de vida de los pacientes.

El Dr. Ventura destacó que a diferencia de otras sustancias indicadas para el tratamiento de la OA, el Sulfato de Glucosamina ofrece un excelente perfil de tolerancia y seguridad. Su acción es eficaz en la disminución y retraso de los signos y síntomas como dolor, impotencia funcional y movilidad articular.

Por otra parte, uno de los mitos que existen al recibir un tratamiento para OA con glucosamina es que puede afectar los niveles de glucosa en sangre.

El Dr. Alfredo Álvarez, endocrinólogo e investigador del México Center for Clínical Research, explica que la glucosamina es una molécula que está presente en el organismo humano de forma natural y es uno de los componentes fundamentales para la biosíntesis de una serie de sustancias  que tienen participación en la formación del cartílago.

De forma natural,  el aporte de la glucosamina a la articulación está asegurado por los procesos de biotransformación de la glucosa; sin embargo, en la OA se ha verificado que hay una carencia local de glucosamina, debido a alteraciones bioquímicas en las células del cartílago articular.

Al tratar con Sulfato de Glucosamina a los pacientes con OA se sabe que será absorbida por el organismo en un 90 por ciento y se concentrará en el hígado, donde será incorporada a las proteínas plasmáticas en forma de pequeñas moléculas que se incorporarán a la articulación, en donde alcanzarán  la concentración más importante comparada con otros tejidos. El resto es desechado por el organismo.

El Dr. Álvarez concluyó que la Glucosamina  no es igual a la Glucosa y a pesar de que  la diabetes mellitus es un factor contribuyente para el desarrollo y/o empeoramiento de la OA, los pacientes y médicos deben conocer que la dosis oral de 1,500 miligramos al día ha demostrado ser segura en p

Post a Reply