Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Destacados, Nutrición

Estrés emocional y bajo consumo de fibra, un mal para los estudiantes

estrés y fibra chLos adolescentes, así como los adultos jóvenes que se encuentran en pleno desarrollo académico, presentan un bajo consumo de fibra en México (en promedio consumen un 60% de la recomendación diaria de fibra). Por si fuera poco, los hábitos de alimentación que llevan, producto de una rutina acelerada, los lleva a consumir alimentos altos en grasa.

Por otro lado, la ingesta de productos ricos en grasas de origen animal y el bajo consumo de fibra, proveniente de frutas, verduras o cereales integrales, representan un problema sustancial que contribuye con la aparición de sobrepeso y obesidad.

Hablando de estrés emocional, podríamos pensar que el estado de ánimo no tiene nada que ver con nuestra digestión, sin embargo esto no es así, pues el hecho de que experimentemos estrés, tristeza, preocupación o alguna otra emoción está relacionado directamente con lo que sucede en nuestro aparato digestivo y viceversa.

La evidencia científica que se tiene sobre la relación de la salud del trato digestivo con el estado de ánimo sugiere que si el sistema digestivo funciona correctamente, todas las sustancias que se produzcan ahí estarán en equilibrio; y   como resultado se podrán manejar de mejor manera las emociones y situaciones inesperadas que  surjan a nuestro alrededor como el estrés ocasionado por períodos de exámenes, la obtención de más responsabilidades o un periodo de depresión, por mencionar sólo algunas.

Y a todo esto, ¿Cómo podemos  mantener nuestro sistema digestivo en buen funcionamiento? Sin duda, una alimentación adecuada es la clave para esto:

  • Incluir alimentos ricos en fibra como las verduras, frutas y leguminosas tales como frijoles, habas, garbanzos, entre otras.
  • La fibra de estos alimentos tiene la capacidad de retener agua y  requieren de una mayor masticación y salivación, provocando con ello saciedad, lo que ayuda a controlar la ingesta de alimentos y contribuye en la regularización de la digestión.
  • Estudios de la Universidad de Cardiff en Reino Unido, concluyeron que las personas que consumían alimentos con más fibra, presentaban  menos estrés emocional, menos dificultades cognitivas, más actitud positiva y enos niveles depresivos.

Actualmente nos podemos enfrascar en rutinas de vida llenas de estrés, trabajo y falta de hábitos que promueven el cuidado de nuestro tracto gastrointestinal,  por lo que es un buen momento para pensar en tu cuerpo y consumir fuentes de fibra tales como cereales elaborados con fibra del salvado de trigo.

Por Lorena Almeida, Nutrióloga All-Bran

 

 

 

Post a Reply