Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in En movimiento

¿Es la inactividad física una enfermedad?

El estilo de vida sedentario es una causa común para la obesidad y, a su vez, el exceso de peso y grasa corporal se consideran catalizadores para la diabetes, la hipertensión, el daño de las articulaciones y otros problemas graves de salud. ¿Se debería entonces tratar a la inactividad física como una enfermedad?

La inactividad física afecta la salud, no sólo de muchos pacientes obesos, sino también de personas con peso normal, como los empleados de oficina, los pacientes inmovilizados durante períodos largos por una lesión o cirugía, y las mujeres que deben tener reposo en cama prolongado durante el embarazo, dice el Dr. Joyner. La inactividad física prolongada puede hacer que uno pierda el estado físico y presente amplios cambios estructurales y metabólicos, por ejemplo: aumento excesivo de la frecuencia cardíaca al realizar alguna actividad física, atrofia ósea o muscular, mengua en el rendimiento físico y menos volumen sanguíneo. 

Cuando las personas con mal estado físico intentan hacer ejercicio, se cansan más rápido y sienten mareos y otras molestias, por lo que dejan de intentarlo y descubren que el problema empeora en lugar de mejorar.  

“Mi argumento es que la inactividad física es la raíz de muchos de los problemas comunes que actualmente enfrentamos”, comenta el Dr. Joyner. “Si se la convirtiese en una enfermedad, igual que ocurrió con las adicciones, los cigarrillos y demás, se podría desarrollar algún tratamiento, así como terapias de por vida enfocadas en modificar el comportamiento y la actividad física. Entonces, sería posible desarrollar políticas públicas para la salud, como ocurrió con el tabaquismo, la conducción en estado de embriaguez y otras cosas, a fin de restringir la inactividad física y promover la actividad”. 

Varias enfermedades crónicas se vinculan con la incapacidad de hacer ejercicio, entre ellas, la fibromialgia, el síndrome de cansancio crónico y el síndrome de taquicardia ortostática postural, que también se conoce como STOP y consiste en un síndrome marcado por una frecuencia cardíaca excesiva al ponerse de pie o llegar a un determinado nivel de ejercicio. Lo más frecuente es recetar un medicamento en lugar de ejercicio progresivo, señala el Dr. Joyner. 

Si la inactividad física se tratara como enfermedad en lugar de simplemente la causa o consecuencia de otras afecciones, los médicos podrían tener mayor consciencia acerca de la importancia de recetar ejercicio supervisado, entonces se desarrollarían otros programas formales de rehabilitación que incluirían terapia cognitiva y conductual, acota el Dr. Joyner.

El Dr. Joyner recomienda que quienes llevan una vida sedentaria e intentan hacer ejercicio, lo hagan de manera lenta y progresiva. “No se trata de lanzarse de nuevo a la pista e intentar entrenar para una maratón; se empieza con metas alcanzables y se avanza poco a poco”, añade.

No es necesario inscribirse a un gimnasio ni tener un entrenador personal, caminar aunque sólo sea 10 minutos tres veces al día puede ayudar mucho para llegar a los 150 minutos semanales de actividad física moderada que un adulto normal necesita, concluye el Dr. Joyner. 

 

Fuente: Clínica Mayo

Post a Reply