Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Nutrición

El jitomate y la cebolla, secreto de nuestra sazón

La naturaleza única de la comida mexicana radica en el colorido, diversidad y tradición culinaria que aportan dos ingredientes imprescindibles de las mesas mexicanas: el jitomate y la cebolla; es por ello que Fundación Herdez invita a académicos, investigadores, estudiantes y público en general al ciclo de conferencias con degustación El jitomate y la cebolla, secreto de nuestra sazón, que tendrá lugar el sábado 10 de noviembre en la sede de la Fundación, ubicada en Seminario 18, Centro Histórico.

 “Este coloquio se inscribe como parte de los esfuerzos por fomentar la cultura gastronómica nacional y la promoción del conocimiento histórico, alimentario y biológico de ingredientes y platillos nacionales que Fundación Herdez promueve con la finalidad de rescatar la herencia y tradición de los alimentos endémicos de nuestro pueblo”, explicó Azucena Suárez de Miguel, directora de la Fundación.

Dentro del ciclo de charlas destaca la presencia de expertos como Cristina Barros, docente e investigadora de la UNAM; Edelmira Linares Mazarí, académica e investigadora del Jardín Botánico de la UNAM; Eduardo Merlo Juárez, Arqueólogo e Investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia Puebla (INAH); Héctor Bourges Rodríguez, Director de Nutrición del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, entre otros.

La singularidad del jitomate y la cebolla en la cultura culinaria mexicana reside en la cualidad que tienen ambos para matizar los sabores de diversos guisos, ya que pueden disfrutarse frescos en ensaladas o procesados; ya sea deshidratados, congelados, envasados o enlatados.

El jitomate, por ejemplo, es originario de Sudamérica, y existen indicios de que desde la época prehispánica ha sido utilizado en diversos platillos, ya que por su consistencia y sabor es el acompañante ideal de uno de los ingredientes preferidos en la gastronomía nacional: el chile. El jitomate es quizá también una de las mayores contribuciones de la naturaleza mexicana a los paladares internacionales, destacó Edelmira Linares Mazarí, académica del Jardín Botánico de la UNAM.

Por su parte, la cebolla es una de las verduras más versátiles en la mesa mexicana, y aunque su origen no está en América, fue introducida en nuestro país en la época colonial, y partir de entonces se convirtió en el ingrediente básico de diversos platillos; además debido a su alto contenido en vitaminas A y C, es utilizada con fines medicinales en el tratamiento de enfermedades respiratorias, abundó la académica.

Además de ser ingredientes imprescindibles de la comida mexicana, el jitomate y la cebolla son también un factor importante para la economía del país, ya que México es el primer exportador de jitomate y el cuarto en cebolla a nivel mundial.[1]

Asimismo, no debe olvidarse que desde 2010 la cocina tradicional mexicana es considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO); resultado de la diversidad de platillos que incluyen alimentos como el frijol, el maíz, el cacao e indudablemente el jitomate y la cebolla; de ahí la importancia de reconocer su alcance en la tradición gastronómica mexicana, resaltó Azucena Suárez de Miguel.

 Para mayor información visita: www.fundacionherdez.com.mx  o comunícate a los teléfonos: 5522 8860 y 5522 5544

 

Fuente: Fundación Herdez

 

 


[1] Es México Potencia en producción y exportación de hortalizas; reto: Diversificar oferta y  mercados, Fecha: 24 de agosto, 2012. Consultado: 13 octubre 2012. Link: http://www.sagarpa.gob.mx/delegaciones/Jalisco/boletines/2012/agosto/Documents/B0322012.pdf

Post a Reply