Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Cuida tu diabetes, Destacados

El estrés también puede afectar tu salud bucal

estres y boca ch¿Quién en la actualidad no sufre de estrés? si no es por tráfico, por deudas, trabajo, etc., etc. Pero si no se trata el estrés, éste puede afectar la mente y el cuerpo, incluso la salud bucal.

El estrés se define como una respuesta fisiológica del cuerpo a situaciones o problemas que pueden afectar negativamente la actitud o el organismo de una persona. El estrés se divide en cuatro categorías: eustrés, distrés, hipoestrés e hiperestrés.

El eustrés es una forma de estrés positivo. Es un estrés motivador y permite que la persona concluya su proyecto o trabajo. El distrés es un estrés negativo que afecta las personas a través del miedo, frustración y a veces, la ira. El hipoestrés ocurre cuando alguien no está bajo estrés positivo y puede dar origen a más problemas, produciendo tedio y desesperación. El hiperestrés es el resultado del estrés cuando alguien se esfuerza demasiado para cumplir plazos.

Cuando aparece el estrés, podemos vernos afectados por hábitos poco saludables o negativos que pueden influenciar su salud bucal, tales como el uso del tabaco y alcohol, que pueden influenciar el desarrollo de las enfermedades periodontales (de las encías y hueso que soporta a los dientes) o el bruxismo (rechinar los dientes).

El estrés puede afectar la salud bucal de las personas, causando los siguientes problemas:

Afectar la capacidad o eficiencia para cepillarnos los dientes y usar hilo dental, por estar pensando en otras cosas menos en lo que estamos haciendo, dejando restos de alimento entre los dientes, lo que va a ocasionar que se produzca inflamación en las encías (gingivitis).

La hormona cortisol está presente en el estrés, se acumula en niveles crecientes y puede llevar a la enfermedad periodontal(periodontitis).

Aparición de aftas: son heridas blanquecinas que se forman en encías y mucosa, que pueden variar en tamaño y cantidad en la boca, son causadas por virus, bacterias y/o deficiencias del sistema inmunológico.

Disfunción de la Articulación Temporomandíbular: al abrir se traba la mandíbula.

Bruxismo: rechinar y apretar los dientes de forma inconciente, al estar dormidos, lo más común, o incluso despiertos, lo que provoca dolor en los músculos de la masticación y lo peor, desgastes prematuros en los dientes.

Boca seca – El estrés puede afectar el nivel de salivación lo cual va a ocasionar que la formación de caries sea más agresiva.

Definitivamente uno como dentista no está capacitado para dar tratamiento contra el estrés, pero si podemos aliviar los problemas bucales que se desencadenan con su aparición.

 

Por Dr. Mauricio Morales Magallón

Odontología Integral

 

Post a Reply