Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Destacados, Nutrición

El Cromo y los beneficios contra la obesidad y diabetes

cromo chEl Cromo, es un mineral descubierto por Vaquelin en 1797, y le dio este nombre porque al tratarlo con carbón a temperaturas elevadas, daba lugar a un producto intensamente coloreado. De acuerdo con  David Montalvo Castro, Presidente del Colegio Mexicano de Bariatría, A.C., el Cromo potencia la acción de la insulina, influyendo en el metabolismo de los hidratos de carbono, los lípidos y las proteínas. Es indispensable para convertir la grasa en energía, aumenta el tejido muscular, tiene efecto antioxidante e incrementa la longevidad.

El Cromo está presente en el aire, el agua, la tierra y en numerosos alimentos, sin embargo, como es en el caso de otros minerales, la cantidad presente en los alimentos es reducida. En general, el mineral se encuentra en pequeñas cantidades en todos los alimentos. En mayor cantidad está en: la pimienta negra, los champiñones, el chocolate oscuro, el vino tinto, la levadura de cerveza, los ostiones, el hígado, las papas, el té y el café. Con un contenido intermedio de Cromo figuran los mariscos y pescados, granos enteros, productos lácteos y salvado, y con una concentración extremadamente baja, las frutas y verduras.

“Este mineral se emplea como suplemento para facilitar la pérdida de peso, reducción de la grasa abdominal (considerada como factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares), control del apetito, reducción de la ingesta de alimentos azucarados, así como antidepresivo. Se sabe que es muy importante para facilitar el transporte de la glucosa, desde el exterior hacia el interior de las células con lo que se reducen los niveles de glucosa en la sangre, principal problema en personas que sufren Diabetes tipo 2”.

Por otro lado, el médico bariatra explicó que el consumo promedio con dietas normales por día de una persona es de 50 a 80 microgramos (mcg) de cromo, cantidad insuficiente para el funcionamiento normal del organismo, para lo cual se recomienda tomar un suplemento diario de 100-200 mcg. A continuación algunos datos extras que el médico menciona de este mineral tan indispensable en nuestro cuerpo:

  • Los efectos de la suplementación de Cromo de los niveles de lípidos en sangre, a dosis de 150 a 1000 mcg/dia, demostró disminuir la concentración del colesterol total, triglicéridos y de lipoproteínas de baja densidad (LDL o “colesterol malo”), favoreciendo el aumento de las Lipoproteínas de alta densidad (HDL o “colesterol bueno”).
  • El Cromo se encuentra presente en numerosos suplementos multivitamínicos y está disponible en diferentes tipos de sales: cloruro de cromo, picolinato de cromo, nicotinato de cromo, citrato de cromo y pidolato de cromo. De todos ellos, el nicotinato de cromo es la forma en que se encuentra dentro del cuerpo humano y es la forma en que mejor lo absorbe nuestro organismo. “Después de haber sido absorbido a nivel intestinal, el Cromo se une principalmente a la transferrina y otras proteínas sanguíneas, que son las responsables de transportarlo y almacenarlo en varios tejidos, principalmente los riñones, músculo e hígado. La absorción de Cromo en el tracto intestinal es baja, en rangos que van del 0.4% al 2.5% de los alimentos consumidos, el remanente es eliminado en las heces”.
  • Deficiencia: El contenido de Cromo en el cuerpo puede verse reducido por varias causas; las dietas altas en azúcares simples pueden aumentar la eliminación urinaria de Cromo -las infecciones, el ejercicio intenso, el embarazo, la lactancia y el trauma físico-, y pueden causar su deficiencia, especialmente si la ingesta de Cromo es baja. La deficiencia de este elemento puede ser responsable, en parte, de algunos casos de intolerancia a la glucosa, hiperglucemia (glucosa en sangre elevada), hipoglucemia (glucosa baja), glucosuria (presencia de glucosa en la orina) y resistencia a la insulina, elevación del colesterol, y daños cerebrales y nerviosos.
  • El suplemento de Cromo en la Dieta de niños con desnutrición proteínica y en algunos pacientes diabéticos mejora la tolerancia a la glucosa.
  • Resulta interesante mencionar que la toxicidad por ingestión oral de Cromo es muy poco probable, ya que su absorción es escasa. Se ha indicado que este elemento tiene un efecto inductor de fallo renal crónico cuando se consume en forma de picolinato de cromo, que al ser más soluble se absorbe más rápido, por lo que se recomienda tomar suplementos en forma de nicotinato. La toxicidad por Cromo ocurre en los ambientes industriales, en los que el contacto con la piel y su inhalación es frecuente, pero no por su consumo en forma de suplementos.

 

 

Fuente: Colegio Mexicano de Bariatría, A.C.

 

Post a Reply