Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Tratamientos

El amaranto, mexicanísimamente sano

El amaranto es un alimento completo que proporciona varios beneficios a nuestro organismo, y es que esta pequeña semilla, relacionada mayormente con el dulce tradicional llamado “alegría”, es un gran aliado para nuestra salud, tan es así que en las culturas prehispánicas constituyó la base de la alimentación junto con el maíz, el frijol y la chía. Los pueblos indígenas consumían sus hojas como verdura y utilizaban  la semilla para elaborar  atoles, tamales, pinole  y tortillas.

Las hojas del amaranto cocidas contienen altos valores de hierro (más que la espinaca) que ayudan a prevenir la anemia común en las mujeres embarazadas y  en los niños. Su contenido de fibra mejora el tránsito intestinal (previene el estreñimiento)  y proporciona alimento para el crecimiento de bacterias intestinales. Éstos son algunos de los muchos beneficios que ofrece esta sensacional semilla-

Recientemente, Octavio Paredes López, científico del Centro de Investigación de Estudios Avanzados (CINVESTAV), identificó y bautizó a la  amarantina (proteína presente en el amaranto), con la que pretende  prevenir y controlar algunos padecimientos crónicos (cardiacos, renales y cardiovasculares) a partir del extracto de esta proteína ya que, en los estudios que llevó a cabo, observó que la amarantina tiene la capacidad de disminuir la presión arterial.

Desde el punto de vista nutricional, se considera al amaranto un excelente alimento ya que, comparado con otros cereales tiene el mejor balance de aminoácidos esenciales que serán los pilares para formar  las  proteínas que el organismo necesita  para el crecimiento y la reparación de tejidos.

“Su contenido de fibra mejora el tránsito intestinal (previene el estreñimiento)  y proporciona alimento para el crecimiento de bacterias intestinales; que mejoran la salud digestiva”, explica Diana Villafán, Nutrióloga y Coordinadora de Medios Científicos de Recorrido por la Salud®.

 

Las bondades nutrimentales del amaranto

 

Hacia los 40 años de edad, la llamada densidad mineral del hueso (DMH) comienza a disminuir de manera gradual pero esta pérdida es mayor en las mujeres a partir de los 50 años o del momento de la menopausia, lo que  condiciona al desarrollo de osteoporosis y por lo tanto de fracturas por lo cual, es importante una ingesta adecuada de calcio. En el amaranto este mineral se encuentra presente en cantidades apreciables, una porción de  22 g (1/3 taza) aporta 66.3 mg y si se combina con 1 taza de leche o yogurt (280 mg) y 10 pzas de almendras (28.8 mg) se alcanza un aporte de 375 mg de Calcio, lo que representa cerca  del 47% de la Recomendación de Ingesta Diaria (800mg) para hombres y mujeres de 25-65 años.

La especialista comenta que las hojas del amaranto cocidas contienen altos valores de hierro (más que la espinaca), las cuales ayudan a prevenir la anemia común en las mujeres embarazadas y  en los niños.

“El  amaranto es un alimento que forma parte de nuestra cultura alimenticia,  provee múltiples beneficios a la salud a un bajo costo  y de manera versátil: la harina de amaranto  se puede mezclar con la de maíz para la elaboración de tortillas, tamales, atole o algunos panes, se puede consumir en el desayuno  acompañado con leche o yogurt y fruta de temporada, en  licuados, como bebida en forma de horchata o como postre con la tradicional alegría”, recomienda, por su parte, Alicia Velásquez Garibay, Directora General de Recorrido por la Salud®. “Como parte de nuestra labor  en los diversos Recorridos, buscamos que la gente esté consciente de que cuidar su salud es fundamental para tener una vida plena, por eso nuestro afán es estar continuamente enseñando salud de por vida para lograr el cometido”.

 

Fuente: Recorrido por la Salud

info@recorridoporlasalud.com y www.recorridoporlasalud.com

Post a Reply