Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Diabetes

Diabetes y ejercicio

La práctica de ejercicio moderado y regular (al menos 3-4 veces a la semana) es muy beneficiosa para controlar la diabetes, ya sea gestacional, mellitus tipo 1 o tipo 2, etc.

 

 

 

Los pilares del tratamiento

La diabetes no tiene cura definitiva, pero sí un tratamiento muy eficaz si se sigue al pie de la letra. Este tratamiento consta de tres pilares: medicación, dieta y ejercicio.

Por lo tanto, el deporte es obligatorio para las personas diabéticas, aunque esto no implica que tengan que dedicarse profesionalmente a ello ni entrenarse para los Juegos Olímpicos, sino más bien todo lo contrario, las personas diabéticas deben practicar ejercicio casi a diario, pero de manera controlada y moderada, nunca realizando esfuerzos excesivos.
El ejercicio es bueno porque ayuda a controlar el peso (el sobrepeso o la obesidad son muy perjudiciales) y, asimismo, favorece la quema de energía, con lo que el organismo consume más glucosa, que de esta manera no se acumula en la sangre.

¿Cómo evitar posibles riesgos?

Sin embargo, a pesar de los múltiples beneficios del ejercicio, las personas diabéticas deben seguir una serie de recomendaciones para evitar posibles complicaciones, como un ataque de hipoglucemia o uno de hiperglucemia:

– El ejercicio se debe realizar de manera moderada, en cuanto se note cansancio, debilidad, sudor excesivo, mareo… hay que parar.

– Es mejor elegir deportes aeróbicos como nadar, andar, montar en bici…

– Las personas con diabetes mellitus que se inyecten insulina deben controlarse los niveles de glucemia antes, durante y después de practicar ejercicio.

– Ante cualquier síntoma extraño, parar y consultar al médico.

Post a Reply