Ver Menú
TwitterRssFacebook
Ver artículos

Publicado en Avances, Destacados

Día Mundial de la Anticoncepción

dia de la anticoncepción chDesde tiempos remotos la humanidad ha buscado tener control sobre la fertilidad, incluso ha llegado a nombrar el 26 de septiembre como el Día Mundial de la Anticoncepción. Nuestra historia está llena de relatos en los que la llegada de un hijo no deseado podía cambiar el curso de la misma impactando sobre los recursos económicos de una familia, generando un estigma social y produciendo incontables implicaciones políticas. Estas repercusiones que escalan del núcleo familiar al entorno social, nos permiten comprender por qué la aparición de los anticonceptivos es mucho más antigua de lo que parece y a comprender la trascendencia del control natal en función del bienestar individual y comunitario.

Los primeros registros de métodos anticonceptivos se pueden encontrar en papiros que datan de más de 1500 años de antigüedad donde se describen ungüentos hechos con excremento de animales, hierbas y sustancias de la naturaleza como la miel. La alquimia primitiva de los métodos anticonceptivos se puede encontrar en textos arcaicos de la cultura egipcia, griega, china y aún en la tradición judía y musulmana donde se menciona la práctica del coito interrumpido.

Además, existen documentos médicos donde mencionan que los antiguos también usaban aceites arbóreos y compuestos químicos preparados que actualmente sabemos son venenosos. Si bien es interesante la aproximación del ser humano hacia la ciencia en torno al control de su natalidad, estos métodos primarios nos hacen cuestionar la capacidad de supervivencia de las personas que los usaban.

Cada uno de los anticonceptivos que conocemos actualmente representa múltiples adaptaciones que a lo largo de la historia los han hecho más afines a las funciones orgánicas del cuerpo humano, así como más seguros y efectivos, por ejemplo:

  • Se sabe que en la cultura egipcia usaban fundas de tela, mientras que los griegos y romanos empleaban vejigas de pescados o cabras a manera de condón, su principal función era protegerse de las picaduras de los moscos, y posteriormente prevenir enfermedades venéreas como la sífilis.
  • Varios siglos antes de Cristo ya se conocía el efecto anticonceptivo de colocar un cuerpo extraño en el útero de los animales, antes de ser perfeccionado para uso humano precediendo al Dispositivo Intrauterino (DIU) que conocemos actualmente.
  • A finales del siglo XIX, se utilizaban los supositorios de quinina, compuesto natural empleado para controlar la fiebre y curar la malaria, utilizado en este caso como precursor de los espermaticidas.

Los métodos hormonales modernos surgieron en su modalidad oral hasta mediados del siglo pasado. Una intervención con gran renombre fue la del químico mexicano Luis Ernesto Miramontes ya que en 1951 logró sintetizar la noretisterona, sustancia presente en el primer anticonceptivo oral que se comercializó.

Desde entonces se ha recorrido un largo camino en el desarrollo de métodos que ofrecen opciones más adecuadas para cada tipo de usuaria. Su diversidad varía en cuanto a vía de administración, apego a dosificación, mecanismo de acción del fármaco, carga hormonal y principios activos en su fórmula. De esta manera, la amplia gama de anticonceptivos con que contamos en la actualidad, abarca desde el legendario condón hasta el innovador anillo anticonceptivo de uso mensual, desde métodos que se insertan por debajo de la piel hasta que ellos que sólo van sobre ella, y de las tradicionales píldoras combinadas hasta aquellas de una sola hormona que pueden utilizarse por mujeres lactantes, fumadoras o con diabetes, entre muchos otros.

Un ejemplo de los métodos anticonceptivos más innovadores es el anillo anticonceptivo, el cual aplica la propia usuaria una sola vez al mes vía vaginal; el procedimiento es tan simple como colocar un tampón ya que el aro es flexible y se dobla fácilmente. Su vía de administración lo hace uno de los métodos más discretos además de ser muy cómodo de manera que una vez colocado, la usuaria no lo sentirá ni siquiera al tener relaciones sexuales. Si bien es un método hormonal combinado, es decir contiene estrógenos y progestinas al igual que otros métodos, tiene la ventaja de contar con la dosis más baja de estrógenos guardando una eficacia del 99.7%.

A diferencia de cómo ocurría en la antigüedad, hoy las opciones anticonceptivas son tan diversas como cada mujer. Además de seguros, discretos y económicos. Informarse permite realizar mejores elecciones por lo que la asesoría médica debe observar factores como: estilo de vida, condiciones de salud y planes a futuro, que lleven a la paciente a tomar una decisión adecuada y responsable. Finalmente hoy como ayer, los métodos anticonceptivos resultan esenciales para lograr el bienestar y la autonomía de quien los usa, y al mismo tiempo, apoyar la salud y el desarrollo de la sociedad.

Por Dra. Elsa Díaz López*