Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Destacados, Diabetes

Daño renal, principal consecuencia de la hipertensión arterial

riñon chEn México, aproximadamente 30 millones de adultos viven con hipertensión arterial (HTA), y por ello, están bajo riesgo constante de enfrentar graves daños en los riñones y corazón; así como sufrir accidentes cerebrovasculares – mejor conocidos como embolias –. La Organización Mundial de la Salud, estima que la hipertensión arterial causa la muerte de 7.5 millones de personas y representan 12.8% del total de las muertes en el mund, además, señala que uno de cada tres adultos tiene la presión alta, lo que preocupa por las complicaciones que genera. 

“A diferencia de lo que comúnmente se piensa, la historia natural de la enfermedad no afecta primero al corazón; el primer órgano en sufrir daño grave ante la presión sanguínea elevada es el riñón, ya que las delgadas arterias de este órgano blanco, se van lesionando antes que las arterias del corazón o de cualquier otro órgano”, explica el doctor Abraham Majluf Cruz, Investigador Titular C de la Unidad de Investigación Médica en Trombosis, Hemostasia y Aterogénesis, del Hospital General Regional Carlos MacGrégor, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La función principal los riñones es filtrar la sangre para eliminar así los productos de desecho y el exceso de agua, que se transforma en orina; el primer dato de daño renal se llama microalbuminuria y ocurre cuando dicha filtración se vuelve anormal, desechando del organismo las proteínas necesarias para funcionar de manera adecuada.

“El deterioro de este órgano depende de muchos factores, principalmente de los cuidados y el tratamiento que el paciente haya seguido durante su enfermedad, asumiendo que incluso un paciente con 30 años de ser hipertenso, puede no llegar a presentar complicaciones renales asociadas a HTA, mientras que una persona que no ha tenido los cuidados adecuados, en dos años de habérsele diagnosticado con hipertensión podría llegar a sufrir insuficiencia renal crónica”, explicó el doctor Majluf

Un paciente con hipertensión arterial no necesariamente tiene que llegar a sufrir las terribles complicaciones de la enfermedad si logra mantener un control permanente de la misma. “Si bien la HTA no se cura,  al ser detectada de manera oportuna se pueden detener los daños de la misma e incluso puede desaparecer sin necesidad de tratamiento, no así, cuando es diagnosticada de manera tardía”, agregó el especialista.

De acuerdo con el especialista, aun cuando la enfermedad sea detectada tras varios años de padecerla, el paciente puede logar su curva de sobrevida normal, siempre que adopte de inmediato, un estilo de vida saludable que incluya una dieta baja en grasas y sal, bajar de peso de inmediato y deje de fumar, pero sobre todo que respete el tratamiento que el especialista recomiende.

Así mismo, es necesario que los adultos midan su presión arterial por lo menos una vez al año, y cada seis meses si tiene sobrepeso u obesidad o bien predisposición genética a esta enfermedad.

“Cuando un paciente es tratado con familias de anti-hipertensivos como Maxopress (Olmesartán + Amlodipina), también llamadas terapias combinadas, se obtienen beneficios tales como, bajar la presión sanguínea y disminuir sus niveles de microalbuminuria, por lo tanto los riñones lograrán detener daños irreversibles”, refiere el especialista.

“En ese sentido, se ha comprobado que el paciente logra un mayor apego al tratamiento ya que al combinar dos potentes sustancias en un solo fármaco, las personas que viven con HTA únicamente tomarán una sola dosis diaria”, concluye el doctor Abraham Majluf.

Fuentes:

1. INEGI. Estadísticas a propósito del día mundial de la salud. 2013

2. Secretaría de Salud. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. México, 2012.

3. Organización Mundial de la Salud

Post a Reply