Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Destacados, En movimiento

¿Conoces tu ritmo cardiaco?

conoce ritmo chEl pulso cardíaco es una herramienta que proporciona un panorama del estado de nuestra salud. Aunque no seas un atleta consagrado, es importante conocer tu ritmo cardiaco ya que además de ayudarte a evaluar tu eficiencia física (en cualquier deporte) ayuda a monitorear algunos posibles problemas en nuestra  salud.

El ritmo cardíaco o pulso, es el número de veces que tu corazón late por segundo. A medida que envejecemos, pueden existir cambios en el ritmo y regularidad de nuestro ritmo cardiaco, que indican una afección que requiere de atención médica.

El ritmo cardiaco se puede obtener poniendo el dedo sobre las muñecas, parte interna del codo, a lado del  cuello, y la punta del pie, contando el número de latidos en 60 segundos.

El ritmo cardiaco en reposo, es aquel que se obtiene al permanecer sentado, calmado y relajado, oscila normalmente entre 60 -100 pulsaciones por minuto.  En este estado el corazón tiene una frecuencia cardiaca baja, porque el cuerpo necesita menos sangre.

Un ritmo cardiaco bajo (40 pulsaciones) es común en las personas que hacen mucho ejercicio porque el corazón está en mejores condiciones y no necesita trabajar demasiado para mantener un ritmo cardiaco constante. Sin embargo, la actividad física moderada, no hace un cambio significativo en el ritmo cardiaco, al estar en reposo.

Una persona sedentaria puede tener un ritmo cardiaco en reposo entre 60 y 100 pulsaciones por segundo, porque el corazón debe trabajar más para mantener un ritmo cardiaco estable.

Factores que afectan el ritmo cardíaco

1. Temperatura. Cuando la temperatura y humedad  se disparan, el corazón bombea un poco más de sangre, por lo tanto tu frecuencia cardiaca puede incrementarse, pero no más de 10 latidos por minuto.

2. Postura. Descansando, sentado, o parado el pulso cardiaco es el mismo. Algunas veces, al pararte los primeros 15 a 20 segundos, el pulso se incrementa un poco, pero después de un par de minutos debe volver a la normalidad.

3. Emociones: si estás estresado, ansioso, extremadamente feliz o muy triste  hacen se incrementa el pulso.

4. El tamaño del cuerpo. Si se tiene sobrepeso u obesidad, el ritmo cardiaco en reposo tiende a ser más alto que lo normal, pero sin sobrepasar las 100 latidos por minuto.

5. Tratamientos o uso de medicamentos. Aquellos tratamientos para bajar la presión disminuyen ritmo cardiaco, mientras que aquellos medicamentos en altas dosis para tratar padecimientos relacionados con la tiroides, tienden a incrementarlo.

¿Cuándo se debe consultar con un especialista?

Las personas que se encuentran bajo tratamientos para controlar la presión (alta y baja) así como para controlar la arritmia deben monitorear de manera frecuente su ritmo cardiaco. Llevar un registro puede ayudar al doctor a cambiar las dosis y el tratamiento.

Si se llegaran a presentar episodios inexplicables de un ritmo cardiaco demasiado bajo que produce cansancio, debilidad o mareo, se debe recurrir al médico de manera inmediata para evaluar la seriedad de la condición.

 

Fuente: Asociación Americana del Corazón

http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/More/MyHeartandStrokeNews/All-About-Heart-Rate-Pulse_UCM_438850_Article.jsp

Post a Reply