Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Avances, Destacados

Células madre, una opción contra el rechazo de órganos

células madre chCuando se trasplanta un riñón, un hígado o cualquier órgano, el 30% de los pacientes rechazan el órgano dañando al cuerpo del receptor y afectado al órgano donado1, por lo que dicha enfermedad afecta de manera significativa la vida de quienes la padecen, reduciendo su calidad de vida y limitando sus actividades cotidianas. Actualmente se ha comprobado que las células madres mesenquimales evitan el rechazo de que se pierda el órgano donado y que el cuerpo del receptor esté sometido a los efecto tóxico de los medicamentos que suprimen al sistema  inmune.

La enfermedad injerto-contra-huésped se presenta cuando un órgano trasplantado ataca el sistema inmunológico del cuerpo receptor al no reconocer el nuevo sistema inmunológico. Datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud, registran 20,000 trasplantes anuales a nivel mundial, de los cuales en algunos de los casos desarrollan la enfermedad de Injerto contra Huésped; esto representa un problema de salud muy grande, ya que se pierden órganos (tan difíciles de conseguir), y se pone en riesgo la vida del receptor.

Dicha enfermedad no sólo afecta la salud de los pacientes, sino que también representa un gasto económico, ya que se tienen que someter a diversos tratamientos, los cuales van desde medicamentos inhibidores para el sistema inmunológico hasta esteroides, los cuales generan que el sistema inmunológico se encuentre reprimido, trayendo como consecuencia que el paciente se encuentre constantemente expuesto a otras enfermedades; cabe mencionar que estos tratamientos no aseguran terminar con la enfermedad al 100%, sólo la controlan; en cambio se ha demostrado que las Células Madre Mesenquimales, como las que se encuentran en los dientes, si logran curar dicho padecimiento en su totalidad.

Preocupados por encontrar una solución a dicho problema de salud, un equipo de científicos, dirigidos por el Doctor Tan Jianming, de la Universidad de Xiamen en China, en conjunto con la Universidad de Louisville en Estados Unidos, llevaron a cabo un estudio aleatorio a 159 pacientes, los cuales fueron tratados con células madre mesenquimales autólogas derivadas de la médula osea, las cuales son del mismo tipo que las que se encuentran en los dientes, durante el trasplante de riñón, donde se comprobó que dichas células ayudan a los pacientes que han sufrido un trasplante a deshacerse de fármacos inmunosupresores, evitar el rechazo y, de esta manera, mejorar considerablemente su calidad de vida2.

Otro estudio realizado en Suecia por el Grupo Europeo de Trasplante de Sangre y Médula Ósea, fue dirigido a 55 pacientes que padecían de la enfermedad Injerto contra huésped, demostró como las células madre ayudan a combatir la enfermedad suprimiendo el sistema inmunológico tanto del huésped como del injerto; los resultados fueron mejores de lo esperado eliminando la enfermedad por completo de varios de los pacientes tratados3.

Las Células Madre Mesenquimales tienen la capacidad de producir un ambiente más amigable que regula y permite que las células T se activen, al mismo tiempo que elimina el efecto negativo de los linfocitos, demostrando de esta manera su efectividad tanto en la prevención como en el tratamiento de dicha enfermedad.

Por tal motivo es recomendable preservar las células extraídas de los dientes de leche debido a que éstas, al estar más libres de contaminantes, pueden ofrecer un mayor número de células en buen estado, susceptibles de participar en evitar el rechazo y eliminar por completo la enfermedad de injerto contra huésped; con dicho descubrimiento, ¿se pueden imaginan poder salvar un órgano donado, por un familiar? Cabe mencionar que los trasplantes entre familiares no son 100% seguro que sean compatibles. Preservar las Células Madre Dentales de los niños ofrece a los padres de familia un seguro bilógico para toda la vida, puesto que cuando sean adultos y lleguen a requerir de un trasplante, su cuerpo no lo rechazará, teniendo como consecuencia positiva una calidad de vida mejor.

Víctor Saadia, Director General de BioEDEN México, mencionó: “El utilizar células madre mesenquimales para evitar el rechazo cuando los pacientes se han sometido a un trasplante, no sólo brinda una esperanza de vida, sino que también proporciona una opción viable para en un futuro salvar millones de vidas alrededor de todo el mundo”.

Fuente:

1Organización Mundial de la Salud

2The Journal of the American Medical Association

3Medline Plus

 

Fuente:arga, etc…rfuente;F BioEDEN

 

Post a Reply