Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Destacados, Tratamientos

Café y cáncer de próstata

coffee-206142_640Ingerir antioxidantes a partir de la dieta cotidianamente es de vital importancia para prevenir la aparición de enfermedades crónicas, y se ha sugerido que aproximadamente 30% de los cánceres podrían prevenirse por un cambio en la dieta y estilo de vida, ya que se cree que el estrés oxidativo en el organismo, es la causa primaria de su aparición. Cabe mencionar que en México, el cáncer es la tercera causa de muerte en la población.

Debido al incremento en la incidencia de ciertos tipos de cáncer, como el de próstata y que éste ha sido reconocido como el principal tipo de cáncer que afecta a los hombres de la población mundial, se ha investigado recientemente el efecto de antioxidantes específicos en esta enfermedad y en su progresión.

El café, una bebida ampliamente consumida en el mundo, es rico en antioxidantes por lo que se ha indagado su actividad en el cáncer de próstata. El café contiene diversos compuestos con actividad biológica entre los que se incluyen la cafeína, minerales y fitoquímicos, que presentan asociaciones con el metabolismo de la glucosa, con la reducción de la resistencia a la insulina y con la reducción de riesgo de diabetes tipo 2. Algunos de estos factores se han relacionado con el cáncer de próstata, de ahí el interés en estudiar si el consumo de café podía también asociarse con una menor incidencia o con la reducción del riesgo de padecer la enfermedad.

En principio, a partir de un estudio de meta-análisis, es decir, un estudio que combina resultados de diversos estudios independientes publicados, que busca llegar a conclusiones más amplias, se informa que el consumo de café no produce daño alguno, para aclarar algunas dudas sobre la seguridad del consumo de la bebida.

En cuanto a la relación entre la ingestión de café y el riesgo de cáncer de próstata se han publicado diversos estudios. En uno de seguimiento, se encontró una asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de padecer cáncer de próstata en  hombres que  consumían  seis o más tazas de café por día, atribuyendo esta respuesta a los componentes quimioprotectores que de manera natural contiene el café (cafeína, cafestol, kahweol, ácidos clorogénicos, ácido caféico). La cafeína, el principal componente antioxidante del café tiene actividad en la supresión de tumores; los diterpenos, cafestol y kahweol, tienen propiedades anticancerígenas y estimulan los mecanismos de defensa antioxidante dentro de las células; el ácido clorogénico es un potente antioxidante e incrementa la sensibilidad a la insulina.

Otro estudio, uno prospectivo de cohorte realizado en el Reino Unido, que incluyó a 6017 hombres, encontró que a mayor consumo de café menor riesgo de cáncer de próstata y que los hombres que consumieron 3 o más tazas de café por día, redujeron su riesgo de padecer la enfermedad en 55% comparado con los no bebedores de café.

Recientemente fue publicado otro estudio de cohorte realizado en Japón con duración de once años, que incluyó la participación de 18,853 hombres. Se encontró una asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de incidencia de cáncer de próstata. Los efectos protectores por beber café fueron robustos para aquellos hombres de mayor edad, sin sobrepeso y que eran fumadores. Se observó un comportamiento dosis-respuesta y se estimó que aproximadamente 37% de los cánceres de próstata podrían prevenirse en hombres que consumían tres o más tazas de café por día, comparado con los no consumidores de café. Los resultados encontrados en este estudio se atribuyen a la asociación que existe entre el consumo de café y la reducción en el nivel de compuestos relacionados con la inflamación y con los niveles de hormonas como la testosterona, los que pueden tener un papel potencial en el desarrollo del cáncer de próstata y su progresión.

En resumen se puede decir que el consumo de café puede contribuir a la prevención del cáncer de próstata, aunque aún se requiere realizar ensayos controlados para fortalecer las evidencias que hasta hoy se tienen.

Por Dra. Ruth Pedroza

Ingeniería de Alimentos

Universidad Iberoamericana

Fuente: NESCAFÉ

 

Post a Reply