Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Nutrición

Azúcar… ¿la principal causa de la obesidad?

Existe la creencia generalizada de que el azúcar es una de las principales causas de la obesidad y ha sido satanizada desde hace años como la gran culpable. Con esta idea en mente, muchas personas evitan el consumo de azúcar con el propósito de bajar de peso, sin que esta estrategia surta el efecto esperado. ¿A qué se debe?, ¿por qué el hecho de reducir –o incluso descartar- el azúcar de la dieta no basta para eliminar los kilos de más?

Según un estudio publicado recientemente en Nutrition Journal, la obesidad se dispara a partir del total de energía que el individuo consume y no solamente a su ingesta de azúcar. En otras palabras, el total de energía se compone por todas las kilocalorías que se ingieren a partir de los alimentos, no sólo el azúcar. Más aún, la investigación subraya que el sobrepeso que hoy aqueja a miles de personas en todo el mundo es producto de un exceso en el consumo de grasas e hidratos de carbono en general. En este sentido, merece la pena recordar que los carbohidratos incluyen tanto azúcares simples como almidones y fibras, de modo que la obesidad también tendría una directa relación con la ingesta excesiva de pan, pastas o arroz, por ejemplo, además de los alimentos altos en grasas.

Encabezados por el doctor Won O. Son, del departamento de nutrición de la Universidad Michigan State, los expertos analizaron la dieta, hábitos de alimentación y el índice de masa corporal de más de 28,000 estadounidenses entre los años de 1971 y 1994, y llegaron a las siguientes conclusiones:

 

  • El riesgo de padecer obesidad se deriva del total de calorías consumidas, no sólo de azúcares.

 

  • El total de energía consumida por los estadounidenses se ha incrementado en los últimos años debido, fundamentalmente, a un exceso en la ingesta de grasas e hidratos de carbono en general.

 

  • De 1999 al 2008, aunque la incidencia del sobrepeso creció en Estados Unidos, el consumo de azúcar disminuyó en un 24%.

 

  • De todos los alimentos que componen la dieta de una persona, ninguno puede ser considerado como el único culpable del sobrepeso.

 

  • La obesidad es el resultado de un desequilibrio entre el consumo y el gasto de calorías. Cuando se ingieren más calorías de las que el cuerpo quema, aumenta el peligro de desarrollar sobrepeso.

A partir de sus resultados, los autores advierten sobre la importancia de mantener el balance energético, al cual consideran clave para conservar el peso adecuado. De acuerdo a su estudio, cualquier persona podría comer y beber de todo, siempre y cuando lo haga de una manera equilibrada. Asimismo, aseguran que cuando el propósito es bajar de peso, dos estrategias son necesarias para lograrlo: por un lado, quemar las que se han acumulado en exceso y, por el otro, disminuir el consumo total de calorías, para lo cual es útil recurrir a “aquellos productos con bajo o nulo contenido calórico disponibles actualmente en el mercado, pues constituyen un apoyo importante para recortar el total de calorías en la dieta”, anotan.

Fuente:  Won O. Song, et.al. Is obesity development associated with dietary sugar intake in the U.S.?. Nutrition Journal, 2012.

 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22817826

 

 

Post a Reply