Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Destacados, Nutrición

Ancianos obesos, cada vez más frecuentes

ancianos ch¿Sabías que los factores físicos, psicológicos y sociales influyen en el crecimiento de la obesidad en personas de la tercera edad? De acuerdo con el médico bariatra, David Montalvo Castro, Presidente del Colegio Mexicano de Bariatría, A.C. (CMB), existe en esta etapa un declive físico en la actividad metabólica en todo el organismo, con una tendencia a acumular grasa y reducir la masa muscular, como la disminución de hormonas claves: la hormona de crecimiento y la hormona dehidroepiandrosterona (DHEA).

A la vez, desde lo psicológico, no existe motivación en los ancianos para realizar actividades físicas. Y en lo social, la atención y los cuidados de la gente que los rodea se reducen drásticamente: “En esta etapa de la vida, de manera inconsciente, hay factores psico-sociales presentes en el aumento de la obesidad, pues en un intento de cuidar la capacidad financiera –pues ya se encuentran retirados de la actividad económica- los ancianos recortan parte de sus actividades físicas y sacrifican lo que podrían haber pagado al asistir a un gimnasio o a un deportivo para ajustarse a existir con menos ingresos de lo que tenían antes, aunado a que empiezan a vivir –si tuvieron hijos- el síndrome del nido vacío (cuando los hijos se van)”.

“Las personas de la tercera edad viven con angustia, miedo a la pobreza, inseguridad, ansiedad y soledad, condiciones que se vuelven ideales para consumir productos que no los alimentan sino que los engordan y no nutren, pues tratan de llenar simbólicamente los espacios vacíos de su existencia con comida rica en carbohidratos que no requiere preparación, es barata y adictiva, ya que da sensación momentáneamente placentera”, comenta el Bariatra.

Las recomendaciones para el tipo de ejercicio y una dieta adecuada deben ser personalizadas pues dependen del estado general de cada uno, de las enfermedades que presente, del estado de su dentadura, de su nivel socioeconómico y del grado de sobrepeso u obesidad.

“La alimentación, los cuidados y la atención médica de las personas de la tercera edad son de suma importancia para un tratamiento óptimo. En este sentido, las personas requieren de una alimentación diferente y de calidad para bajar de peso y reducir el riesgo de presentar eventos cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes, dislipidemias, desnutrición y anemia, astenia, adinamia, insomnio, dificultades para dormir, fatiga crónica, mal estado de la dentadura, osteopenia, osteoporosis y problemas en los pies (uso de calzado adecuado), entre otros”.

Finalmente, recomienda a la persona de la tercera edad realizar práctica de actividad física adecuada a su condición actual y ser atendida por un especialista Bariatra para que entienda las interacciones de funcionamiento en su organismo, a fin de mejorar la calidad de vida y combatir problemas de salud a partir del control de peso.

Fuente: Colegio Mexicano de Bariatría, A.C.

Post a Reply