Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Cuida tu diabetes, Destacados

Aguas con los ruidos en los festejos de navidad

aguas con los ruidos chLa deficiencia auditiva o pérdida progresiva de la audición es el riesgo más grave que puede sufrir el ser humano expuesto a elevados niveles de presión, esto indica que las personas con mayor riesgo de sufrir deficiencia auditiva son las expuestas a niveles de ruido por arriba de 85 dB.

La exposición excesiva de ruido intenso a la que se encuentran los oídos durante las festividades, puede llegar producir algún grado de daño auditivo. La exposición excesiva de ruido intenso a la que se encuentran los oídos durante las fiestas decembrinas y festejos de toda ocasión  logra llegar hasta más de 120 decibeles. Cabe resaltar que cada trompeta, silbato, cohete, paloma, etc., originan un ruido entre 80 y 90 decibeles. Además, sumado el ruido de la fiesta, la música, los gritos y el canto, es cuando se corre el peligro de sufrir algún daño en la audición.

El tiempo de exposición ante el ruido, es quien marca la pauta para producir un grado de perdida. Existen dos tipos de daños que pueden tener el oído: a) daño reversible b) daño  permanente.

El Dr. Ignacio Mora, Presidente  del Consejo Mexicano de  Audiologia, Otoneurologia y Foniatría AC., afirma “Médicamente no esta prohibido asistir a las festividades, sino el problema radica en el tiempo que permanecen en ellas, es decir, al tiempo al que estas expuesto a la música alta, trompetas, cohetes, silbatos; ya que  todo esto, genera un ruido de alrededor de 120 decibeles, más de lo que pude tolerar los oídos.

 La Intensidad, tiempo e intermitencia es lo que hace que el festejo sea peligroso para la salud y un daño irreversible para los oídos. Los sonidos  por debajo de 80 decibeles son menos dañinos”.

Se recomienda llevar a cabo las siguientes medidas de prevención:

  •   Evitar la exposición a ruidos intensos durante largas horas, puede descansar por momentos del ruido: retirarse por momentos del lugar donde esta el ruido.
  •   No estar cerca de las fuentes de sonido: matracas, trompetas, palomas, cohetes, etc.
  •   Alejarse de las bocinas de sonido.
  •   Cuidar permanentemente los oídos tanto de un ruido fuerte como de un golpe.
  •   Si es posible, utilizar tapones de protección auditiva durante el uso de trompetas, matracas, silbidos; ya que estos disminuyen la intensidad del sonido hasta 25 decibles.
  •   En dado caso de sentir dolor de oído, cabeza o algún malestar en la audición, NO AUTOMEDICARSE; lo mejor es acudir al médico.
  •   Realizarse un estudio médico por lo menos cada seis meses para asegurar que su capacidad auditiva se encuentra en perfecto estado.

 

Fuente: Consejo Mexicano de Comunicación, Audiología, Otoneurología y Foniatría, A.C.

 

Post a Reply