Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Consiéntete, Destacados

7 pasos para estar siempre preparado contra desastres naturales

la familia chLas personas que se preparan bien para los desastres son quienes muestran mayor propensión a gozar de un sentido de bienestar espiritual y emocional, además de sentirse satisfechas con la vida. Estas personas deben desarrollar astucia y resiliencia para enfrentar los desastres, con el fin de recuperarse ante los efectos de los terremotos, tsunamis, huracanes, tornados, fuegos fatuos y demás desastres naturales.

La Dra. Monica Gowan, científica de la salud y geóloga, comenta que la manera en que las personas se preparan para las adversidades, mediante un significado y un propósito en su vida, desempeña una función positiva sobre qué tan bien enfrentan las incertidumbres de un desastre y se recuperan de esa experiencia devastadora para recobrar la salud y calidad de vida.

De acuerdo con la Dra. Gowan “Incluso antes de los terremotos ocurridos entre el 2010 y el 2014 en Nueva Zelanda y del tsunami del Japón en 2011, ya se había reconocido la necesidad de explorar la relación entre el bienestar personal y la preparación para evacuar ante un desastre, como un terremoto o un tsunami. Los resultados obtenidos en nuestra investigación son ahora relevantes para cualquier experiencia como efecto de un desastre, sea un terremoto o un tsunami en la zona del Pacífico, o un tornado en la región central de Estados Unidos”. Añade que cuando alguien deliberadamente se preocupa sobre su propio bienestar, el de otros y estar consciente y decidido a actuar sobre esa base, la oportunidad de salir adelante es mayor. La Dra. Gowan y sus colegas dicen que este es el primer estudio científico sobre la resiliencia y listeza personales para evacuar antes de un gran desastre.   Pero ¿cómo se desarrolla resiliencia? Aquí te decimos cómo lograrlo

1)      Decide qué es suficientemente importante para que tomes acción. Tu sentido de agencialidad, es decir, tu deseo de tomar decisiones y actuar, será uno de tus mayores atributos.

2)      Conoce tus propios recursos. ¿En qué eres más fuerte: en lo físico, mental, emocional, social o espiritual? Identifica lo que puedes hacer y te ayuda a sentirte bien. Guarda esa información en la mente, en la “caja de herramientas para mostrar resiliencia”.

3)      Explota al máximo lo que tienes. Piensa de forma creativa en cómo puedes combinar dos o más de tus recursos o fortalezas para descubrir nuevas soluciones a los problemas.

4)      Imagínate entrando en acción. ¿Cómo responderías ante una crisis? Formula un plan para continuar desarrollando tus recursos y desplegarlos ante una emergencia.

5)      Conoce qué necesitas para evacuar. Si tuvieras que huir o abandonar tu casa, ¿qué sería lo más esencial para ti? Todos los desastres ocurren a nivel local, así que averigüa qué recomienda tu comunidad tanto para el plan de evacuación como para la caja que llevarás contigo. Luego, revisa tu lista y la caja también. 

6)      No lo pienses, sólo hazlo. Actúa según tus planes y comunícaselo a los demás. 

7)      Deja que la naturaleza siga su curso natural. Si se trata de un desastre natural, entonces la naturaleza sabe lo que hace. Protégete y recuerda que todo es temporal.

La Dra. Gowan explica que “Además de los resultados contundentes obtenidos con la encuesta aleatoria a 695 adultos, muchas personas del estudio compartieron anécdotas sobre sus razones para prepararse ante un desastre. El tema común era alguna razón profundamente personal, que podía ser la propia vulnerabilidad y deseo de supervivencia, la preocupación por un ser querido, la pertenencia a la comunidad, el deseo de servir a un fin o propósito mucho mayor o mejor. Varios de los encuestados habían sobrevivido un desastre anterior, con experiencias que oscilaban desde el Holocausto hasta los atentados del 11 de septiembre, y casi todas las vivencias correspondían a desastres naturales. Al parecer, todos los participantes habían descubierto maneras significativas de trascender esas increíbles experiencias”.

Los científicos dicen que el estudio tiene implicaciones muy extensas porque las poblaciones en crecimiento y los viajes alrededor del mundo hacen a todos vulnerables a los desastres, convirtiendo a la necesidad de desarrollar resiliencia en un requerimiento universal.

Fuente: Mayo Clinic

 

Post a Reply