Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Consiéntete, Destacados

10 claves para administrar tu tiempo y lograr tus objetivos

10 claves chComienza un nuevo año, y con él muchos propósitos, El logro y éxito de estos propósitos dependen en gran medida de la planeación y organización de aquello tan valioso como el tiempo.

Define claramente los objetivos e identifica lo más importante: Por lo general, la gente gasta mucha energía intentando ser más eficientes, sin conocer realmente qué es aquello que queremos conseguir. Una de las maneras más eficaces es conocer el valor de tu tiempo. Lo que debes hacer es dividir la cantidad que deseas ganar al mes entre las horas que trabajas (el estándar son 160: 8 horas al día, 5 días a la semana y 4 semanas por mes) Una vez determinado este valor aplica la siguiente regla: no hagas nada que potencialmente te pague menos que el valor por hora multiplicado por el tiempo que invertirás en la tarea.

Analiza como gastas tu tiempo: Lleva un registro de tus actividades y piensa de qué manera están relacionadas con  tus objetivos ¿realmente se están atendiendo las cuestiones relevantes y prioritarias?

Ten presentes las tareas pendientes: En cuestiones de la administración del tiempo, lo que realmente hace la diferencia es el hábito de hacer una lista de las  tareas pendientes día a día, para posteriormente distribuir esas tareas ya sea por días o semanas.

Planea tu día un día antes: Toma los últimos 10 minutos de cada día para repasar tu lista de pendientes y determinar lo se debe concretar al siguiente día. Este simple ejercicio te permitirá comenzar cada jornada sabiendo exactamente que necesitas hacer y con qué tarea debes iniciar.

No dejes las cosas para mañana o después: Aplazar para el final las cosas que no te gusta hacer es una de las peores estrategias que puedes llevar a cabo, ya que lo único que lograrás es prolongar el estrés asociado a la tarea. ¡Haz lo que no te gusta hacer primero! De esta manera, el resto del día transcurrirá de manera más placentera. Si la tarea es muy grande, divídela en tareas más pequeñas hasta que te sea fácil dar el primer paso.

Delega. La clave para delegar consiste en asignar alguna actividad a alguien más, si confías en que pueda llevarlas a cabo más rápido, más fácil o mejor que uno. Siempre agradecer el apoyo que se te ha brindado. Estudios han demostrado que a las personas les agrada que les asignen tareas y especialmente si efectivos llevándolas a cabo.

Aprende a decir “NO”. Los expertos afirman que decir “NO” puede ser una de las herramientas de administración de tiempo más poderosas que se pueden llegar a dominar. El decir NO, aplica cuando la tarea o asignación difiere con tus objetivos planteados y que definitivamente no van con tus habilidades de conseguir buenos resultados.

Ten en mente la regla de ganar-ganar. Aceptar los proyectos en donde ambas partes ganen, tanto el cliente como tú. Si el cliente no se va a beneficiar de manera significativa al adquirir tu producto o servicio, es un mal negocio. Por otro lado, si la remuneración que obtendrás por el proyecto no te permite obtener una utilidad razonable después de pagar los costos también es mal negocio. Los mejores negocios que son aquellos donde ambas partes ganan.

Enfócate en las tareas. Concéntrate al 100% en tu tarea, esto garantiza productividad. Cuando estés trabajando evita cualquier distracción como el teléfono, celular, cierra el correo electrónico, o los chats.

Mantén una vida en equilibrio. La productividad es el resultado de una vida equilibrada y balanceada. Procura llevar a cabo actividades que te relajen, ya que son espacios que sirven para mantener un estado de armonía y proporciona energía para dar mejores resultados a largo plazo.

Post a Reply